Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|jueves, febrero 21, 2019
Estas aquí: Home » Los fichajes, sobre el césped » La permuta que demuestra el estilo de Sampedro
  • Sigue a LAV en

La permuta que demuestra el estilo de Sampedro 

Kiko Olivas cierra la defensa blanquivioleta en una operación unida a la salida de Alex Pérez. Madrileño y malagueño ejemplifican qué centrales busca Sampedro

La llegada de Kiko Olivas al Real Valladolid estaba cerrada desde julio. A comienzos del mes pasado, Miguel Ángel Gómez cerraba la incorporación del ex del Girona FC. Prendado de su dominio del balón, de su salida de balón, de su manejo de ambas piernas y de su fuerza para dominar el balón parado, tanto a nivel ofensivo como defensivo, para su incorporación sólo faltaban dos detalles. Su rescisión en Montilivi y la salida de Alex Pérez del Real Valladolid. El madrileño, señalado como la antítesis del central que puede buscar Luis César Sampedro, marcaba la llegada de Kiko Olivas y demostraba el cambio que quieren los nuevos responsables técnicos del Pucela. Por ello se fijaron en el central de Antequera y, a su vez, por ello se quedaron con Fernando Calero.

Presentación LAV de KIKO OLIVAS como nuevo central del Real Valladolid para las tres próximas temporadas

Cuestión de estilos
Llamaba mucho la atención que, con cuatro centrales en plantilla tras la confirmación del ascenso de Fernando Calero, el Real Valladolid tuviera tan cerrado a Kiko Olivas como lo tenía y como se podía leer en ElDesmarque Valladolid durante todo el verano. El central de Antequera estaba cerrado por el club blanquivioleta desde el mes de julio. Con ello, sobraba un jugador y en el tercer duelo de pretemporada ya parecía quedar claro quién iba a ser. El segundo gol que el Real Valladolid recibe ante el Besiktas JK demuestra qué tipo de defensa central quiere Luis César Sampedro y qué lejos estaba Alex Pérez de serlo.

La pérdida de balón del central madrileño en aquella simple salida de balón enfadaba a Luis César Sampedro y, poco a poco, colocaba al jugador en la rampa de salida. Era el futbolista elegido para dejar hueco a Kiko Olivas, un central mucho más propio del juego que quiere imponer el nuevo Real Valladolid desde la línea defensiva. Que la pareja de centrales del primer partido liguero fueran Alberto Guitián y Deivid Rodríguez, más allá de que por diferentes circunstancias no existieran otros, demuestra qué busca este nuevo proyecto.

Tanto el ‘15’ como el ‘20’ son perfiles muy detallados de centrales. Un tipo de jugador con buen dominio del balón, con características de centrocampistas y con rasgos muy similares a los de Kiko Olivas en lo que a la posesión se refiere. Añadiendo que el nuevo central blanquivioleta posee grandes cualidades a balón parado, tanto ofensivo como defensivo, el Real Valladolid cierra el eje de su defensa con un perfil de centrales con dominio de balón pero con diferentes rasgos que les definen de forma propia.

Contundente y goleador
Sabiendo que Alberto Guitián iba a estar en la plantilla y que Deivid Rodríguez se incorporaba poco antes de que se confirmara el ‘ascenso’ de Fernando Calero, la duda está en saber qué aporta Kiko Olivas al Real Valladolid. ¿Cuáles son los detalles y los rasgos que le hacen ‘diferente’ dentro del estilo de este Pucela? Inicialmente, la altura. Superando en centímetros a sus otros tres compañeros de zaga, Olivas ofrece grandes variantes y alternativas al juego a balón parado del equipo. 15 tantos anotados en Segunda división le colocan como un jugador que ofrece un seguro de puntos durante una temporada.

Kiko Olivas celebra el gol anotado a CA Osasuna en el play-off de 2016 <em><strong>(Diario de Navarra)</strong></em>

Kiko Olivas celebra el gol anotado a CA Osasuna en el play-off de 2016 (Diario de Navarra)

Así, el decimo fichaje del verano ofrece alternativas a la hora de atacar y contundencia a la hora de defender. La envergadura y la fuerza de su juego ayuda a que esa idea de presión alta y fuerte del equipo blanquivioleta se puedan llevar a la práctica. Sin una punta de velocidad muy elevada, sus movimientos y su agilidad no le hacen sufrir en situaciones de repliegue, aquéllas que se produzcan después de que el jugador no pueda darle efecto a la contundencia y anticipación que ha ofrecido su juego en los 274 partidos disputados en Segunda.