Desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid|Jueves, julio 20, 2017
Estas aquí: Home » Los fichajes, sobre el césped » Verticalidad y descaro de un talento para explotar
  • Sigue a LAV en

Verticalidad y descaro de un talento para explotar 

Pablo Hervías llega cedido al Real Valladolid en su cuarto préstamo consecutivo con la obligación de transmitir las cualidades de descaro y verticalidad que posee

En un proyecto como este del Real Valladolid, el equipo blanquivioleta necesita algo de descaro y ‘maldad’ para el frente ofensivo. El vestuario de Luis César Sampedro, asentado y definido en la línea defensiva y en el centro del campo, se adaptaba al estilo de la categoría con el fichaje de Óscar Plano pero necesitaba ese jugador diferencial en el juego exterior. Con Jose Arnáiz y David Mayoral, Pablo Hervías, llegado desde la Sociedad Deportiva Éibar, se hace con un cartel destacado en las transiciones del Real Valladolid. Con una visión siempre ofensivo y hacia portería rival, el Pucela ha encontrado parte de ese desequilibrio, verticalidad y profundidad que tanto se necesita para esta categoría tan igualada y marcada por los detalles.

Presentación LAV de PABLO HERVÍAS como nuevo jugador del Real Valladolid para la próxima temporada

Descaro por pulir
Miguel Ángel Gómez presenta a Pablo Hervías en la sala de prensa del Estadio José Zorrilla asegurando que está “enamorado” de él desde hace tiempo. Ese gusto por el jugador llega por su descaro y por la facilidad que tiene para encarar rivales. Valido para jugar en ambas bandas, en cada una ofrece un estilo diferente. Incisivo a la espalda de los defensas rivales siempre, Hervías se ofrece constantemente para conceder una opción por delante de la altura en la que se encuentra el balón.

De golpeo diestro, este riojano se desenvuelve mejor en el costado zurdo del ataque. Tiene mayor libertad para encarar por dentro y buscar un pase filtrado o un golpeo a puerta. No es un jugador muy prodigado en goles pero sí en movimientos interiores. Acusado de tener más ruido que nueces, ya que sólo ha conseguido cuatro goles y ocho asistencias en su más de dos temporadas en LaLiga 1|2|3, el futbolista cedido por la Sociedad Deportiva Éibar acumula mucha más estancia en el último cuarto de campo del que marcan esas cifras. Su presencia en las inmediaciones del área rival es constante pero, en muchas ocasiones, llega sin fuerza.

Su estilo batallador y de constante brega se ve lastrado en muchas ocasiones. El ímpetu le juega malas pasadas y le lleva a no comprender las diferencias en las diferentes zonas del terreno de juego. En ocasiones busca la misma fuerza y desequilibrio en campo propio que en el ajeno y esto le hace llegar sin fuerzas a los tramos finales de los partidos y de las temporadas. Sin empuje en las últimas jornadas de su cesión en el Real Oviedo, en el tramo final de la cesión en el Elche CF estuvo marcado por la terrible racha de resultados del equipo. Ambas etapas tuvieron un final muy mejorable. Grupal e individualmente.

Un perfil siempre necesario
Con todos esos detalles por pulir para cumplir los objetivos de su carrera y que son propios de la edad y de la cantidad de opiniones y estilos a los que ha estado expuesto en las últimas temporadas, Pablo Hervías es uno de esos jugadores que cualquier equipo necesita y más uno como el Real Valladolid. Pese a que el blanquivioleta sea, por fin, un equipo de la categoría en la que está, el Estadio José Zorrilla es un lugar con peso.

Se le tiene un gran respeto y serán varios los conjuntos que lleguen hasta él con recelo y una propuesta inicial muy defensiva. Alguno, incluso, la adoptará durante el encuentro. Ante esos planteamientos y estilos de carácter replegado en el que se busca no conceder ni regalar oportunidades, Pablo Hervías puede ser vital.

Pablo Hervías en un encuentro amistoso de la Real Sociedad ante la Agrupación Deportiva Alcorcón <em><strong>(RealSociedad.com)</strong></em>

Pablo Hervías en un encuentro amistoso de la Real Sociedad ante la Agrupación Deportiva Alcorcón (RealSociedad.com)

Sin miedo a pedir el balón, tanto en la banda izquierda, buscando el juego interior y la amplitud del lateral, como en la derecha, con la profundidad y el centro al área como grandes objetivos, el Real Valladolid de Luis César Sampedro ha seleccionado cuál quiere que sea su desequilibrio. Contando con Jose Arnáiz en una de las posiciones de ataque, Hervías será determinante para desatascar partidos y encontrar ese punto de profundidad y descaro que necesita un equipo como el blanquivioleta en Segunda división.


Artículos relacionados: