La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Linternazos de Velasco

«Este domingo, de nuevo, se me partirá el alma»

Real Valladolid y Real Zaragoza, dos conjuntos históricos que viven algo mucho peor que una mala racha. Ambos parecen asentados en la mayor de sus penumbras

Nunca he escondido mi realidad. Vivir en Zaragoza pero ser del Real Valladolid. Mi sentimiento es claro pero este fin de semana todo se multiplicará. Acudir a La Romareda no cambia mi percepción. Quiero una victoria del equipo de Paco Herrera aunque sea dejando en la lona al equipo zaragocista. Esa caída blanquilla, dolerá. Claro que dolerá. Un equipo histórico y querido que verá rota, nuevamente, su ilusión. Caerá en el duelo para vivir todo aquello que el Real Valladolid sufrió la pasada temporada. Pasará a tener que soportar una larga lucha por evitar la zona de descenso. Parece que esa agonía no se acercará el Pucela. De momento es una zona muy alejada pero que exige mucho. Una derrota en Zaragoza destrozaría a los pucelanos y empujaría al Real Valladolid a una nueva intrascendencia. Un nuevo capítulo de esa penumbra ya intrínseca al mundo blanquivioleta. 

Los jugadores pucelanos celebran el segundo gol blanquivioleta en la visita copera de septiembre <em><strong>(Dani Marzo | ElDesmarque Zaragoza)</strong></em>
Los jugadores pucelanos celebran el segundo gol en la visita copera de septiembre (Dani Marzo | ElDesmarque Zaragoza)

«Cruce de tristes caminos»
Siempre he querido hacer de un artículo algo personal pero sin que mi sensación sea la base. No hay duda de quién quiero que gane este domingo en el enfrentamiento entre el Real Valladolid y el Real Zaragoza pero tampoco escondo que ésta sería una victoria menos disfrutada. El cariño que siento por el equipo blanquillo es muy alto. Son muchos años viviendo a pocos metros del Estadio de La Romareda. Pese a ello, mi sentimiento me hará estar con el equipo de Paco Herrera desde el primer minuto del partido. Sufriré con cada acercamiento de los jugadores de César Láinez y disfrutaré y me ilusionaré con cada posible ocasión blanquivioleta.

Sufriré cada vez que se pise el área de Isaac Becerra o Pau Torres, quién sabe, pero más sufro semanalmente al ver a estos dos equipos en la situación que viven. El sentimiento es contradictorio y amargo porque, como redacté el pasado 19 de octubre para ElDesmarque Valladolid, la situación de ambos equipos es terrorífica. En aquel artículo, titulado «cruce de tristes caminos», mencionaba la sensación que existe sobre ambos conjuntos de que sus situaciones se están cruzando en exceso en Segunda división. La historia que les está tocando vivir a ambos en la actualidad es de tristeza. Lamentable realidad ganada a pulso que no parece que vaya a cambiar.

Ambos conjuntos están asentados en Segunda división. El Real Zaragoza vive, posiblemente, la época más triste de su historia, mientras que el Real Valladolid parece aclimatado a una realidad de conformismo impropio. Pese a todo, no es momento de llevarse las manos a la cabeza ni de mirar la historia de dos conjuntos con más de 80 años de historia. Toca analizar y, sobre todo, entender, por qué dos entidades como el Real Valladolid y el Real Zaragoza están en una situación como ésta. Una dinámica que hará que, personalmente, se me rompa el alma este domingo en el Estadio de La Romareda, al que no faltaré, como nunca lo he hecho.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.