La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Reflexiones de fútbol

Las grandes diferencias entre carrilero y lateral

Con el cambio de sistema que parece que se va a consagrar en el Real Valladolid, el puesto de lateral cobra mucho protagonismo. Tanto como para cambiar de nombre

Se puede debatir mucho sobre cómo jugó el Real Valladolid en la victoria (1-2) en Alcorcón o, por ejemplo, sobre cómo lo hará ante el Gimnàstic de Tarragona. Sea un tema u otro, una formación u otra, una línea de cinco o, quién sabe, si una de tres, lo que está claro es que hay una posición que cambia totalmente con esta variación diseñada por Paco Herrera. La variación de esquema elimina a los laterales y crea la posición de carrilero. Dicha situación la cubren a la perfección tanto Markel Exteberria, en el costado diestro, como Ángel García, en el zurdo. Dos variantes de nivel que deben hacerse con el puesto asignado a Javi Moyano y Luciano Balbi como laterales. La potencia, el recorrido y la formación de extremos potencia una sustitución probada por las grandes diferencias entre un ‘lateral’ y un ‘carrilero’.

Ángel García, Luciano Balbi, Javi Moyano y Markel Exteberria, el debate entre carrilero y lateral <strong>(RealValladolid.es)</strong>
Ángel García, Luciano Balbi, Javi Moyano y Markel Exteberria, el debate entre carrilero y lateral (RealValladolid.es)

Variantes y cambio de sistema
Siempre se ha defendido, ahora ya no tanto, que este Real Valladolid posee grandes variantes en su equipo. Desde la defensa, dónde siempre ha tenido dos jugadores por puesto, hasta en en ataque, con grandes nombres y múltiples variantes. En lo que a la defensa se refiere, Paco Herrera ha matado esas expectativas y no ha ofrecido grandes rotaciones. Pese a tener ocho jugadores, la línea defensa siempre ha estado formada por los mismos jugadores. Desde la victoria (2-0) ante la Agrupación Deportiva Alcorcón en el Nuevo Estadio José Zorrilla, la retaguardia ha sido compuesta por Alex Pérez y Alberto Guitián como defensas centrales y Luciano Balbi y Javi Moyano en los laterales. En contadas ocasiones se ha roto esta unión.

Ahora, tras el encuentro de vuelta ante el equipo alfarero, el cambio de sistema ha despertado las variantes del equipo. La entrada de Rafa López amplia las opciones del equipo a nivel defensivo y, sorprendentemente, aumenta las variantes del conjunto de Paco Herrera. Esta línea de cinco o de tres, según se quiera ver, provoca que los blanquivioleta cambien la denominación de esos defensas exteriores. La incursión de un defensa central más hace adelantar el punto de partido desde los carriles y sentencia a los ‘laterales’.

Sin ellos, hace entrada el carrilero. Como se pudo ver en el Estadio de Santo Domingo, Javi Moyano y Luciano Balbi parten mucho más adelantados y, por idea, deben llegar con mucha más insistencia al área rival. Las variantes cambian, los objetivos crecen y las obligaciones son diferentes. La posición, pese a ser parecida, varía mucho, y en este nuevo contexto, Paco Herrera podría comenzar a valorar la opción de cambiar de protagonistas. Esta claro que no lo hará pero la idea no sería nada descabellada.

Extremos reconvertidos
Pese a que Luciano Balbi este sancionado de cara al duelo ante el Gimnàstic de Tarragona y Ángel García vaya a ser su sustituto, el cuerpo técnico blanquivioleta no valora la opción de que el ‘3’ y Markel Etxeberria cambien su estatus en este Pucela. La denominación de unos y de otros será la misma. El ‘17’ y el ‘6’ seguirán siendo piezas determinantes en el esquema blanquivioleta pese a que la posición del ‘carrilero’ llame más a un jugador ofensivo reconvertido a posiciones defensivas.

Ángel García, extremo de formación, y Markel, futbolista que cumple todos los patrones de lateral llegar, poseen mayor velocidad, recorrido y toque de balón que Balbi y Moyano. Son jugadores más de área rival que de la propia. Cumplen un perfil diferente al de sus compañeros pero un estilo muy propio al que necesita este Pucela. Con un esquema que, pese a perder el famosos rombo del centro del campo, no incluye un jugador ofensivo más que genera superioridad exterior, los carrileros ganan trascendencia ofensiva y lo hacen desde la necesidad de situar en ellos a los jugadores más acordes para dichas exigencias, independientemente de si llevan tan pocos minutos como es el caso del madrileño y del vasco.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.