La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

El interruptor

La gratificante sensación de no fichar en invierno

Ver pasar el mercado de inverno si atacarlo es síntoma de buena planificación

Con el mercado de fichajes de invierno cerrado, el balance en el Real Valladolid es que el trabajo en verano fue bueno. Se conformó una plantilla de garantías y no hacía falta fichar a toda costa. Las salidas de jugadores ha ganado a la entradas y sólo Cristian Espinoza, procedente del Deportivo Alavés, aunque cedido por el Villarreal, llega al vestuario del Estadio José Zorrilla para reforzar la demarcación de extremo.

Braulio Vázquez, junto a Paco Herrera y su cuerpo técnico tras una sesión de entrenamiento <em><strong>(Marca)</strong></em>
Braulio Vázquez, junto a Paco Herrera y su cuerpo técnico tras una sesión de entrenamiento (Marca)

Fichajes invernales, señal de problemas
Decía Paco Herrera en Radio Marca Valladolid, que “el mejor fichaje es no fichar”. Y es que acudir al mercado de invierno con la imperiosa necesidad de mejorar el equipo suele ser sinónimo de malas dinámicas y el ansiado punto de inflexión que se busca con las nuevas adquisiciones funciona en contadas ocasiones. Los equipos en alza buscan retocar detalles y son los conjuntos que se ven con el agua al cuello los que se lanzan a realizar fichajes.

Son pocos los ejemplos de equipos que cambiaron radicalmente su dinámica en esta ventana de fichajes. El más sonado es el Villarreal CF de Marcelino García en 2013. Este año de los equipos metidos en puestos delanteros sólo el Club Deportivo Tenerife ha buscado el impulso definitivo fuera de su vestuario. Una apuesta diferente.

Además tenemos el ejemplo en casa. Los últimos años el Real Valladolid ha dejado el famoso remanente para fichar en invierno y las dinámicas sólo empeoraron. Incluso con llegadas interesantes los vestuarios acaban rompiéndose. Los que ya estaban reducen su confianza y los que llegan no acaban de involucrarse. Sólo Hernán Pérez ha dejado un gran recuerdo de todas los fichajes que Braulio Vázquez ha realizado en esta etapa.

En definitiva, el mercado invernal es muy especial y debe ser utilizado con mucho tacto. La base del equipo ya está constituida desde el principio de temporada y precisamente esa estructura es la que te llevará a conseguir los objetivos. Braulio Vázquez acertó con los cimientos a principio de campaña y ha encontrado en Cristian Espinoza el hombre para potenciar el aspecto del juego más cojo de los de Paco Herrera.

Salidas para potenciar jugadores
En el fútbol actual una de las técnicas más utilizadas por los clubes para potenciarse consiste en ceder a sus propios jugadores. El Real Valladolid ha utilizado poco esta operación, entre otras cosas, porque era el propio club, el que necesitaba préstamos y carecía de jugadores en propiedad. De hecho, Jesús Rueda puede presumir de ser el único jugador que ha protagonizado una cesión fructífera en Pucela.

Braulio Vázquez confirma que los fichajes de jugadores jóvenes con contratos largos son una importante apuesta y una gran oportunidad . Así, con la cesión de Luismi Sánchez e Iban Salvador busca el crecimiento de los futbolistas y, en consecuencia, del Real Valladolid.

No obstante son dos casos distintos. Luismi Sánchez es un jugador disciplinado y con virtudes para ocupar el pivote pero estaba muy necesitado de minutos. Paco Herrera no ha llegado nunca a confiar en el centrocampista andaluz porque a sus buenas maneras unía desconexiones y fallos graves que lastraban al equipo. Posiblemente, no menos que André Leão pero sin los galones y la experiencia del portugués.

Su cesión a Tarragona empieza a descubrirse como todo un éxito. Luismi se ha hecho con la titularidad a las pocas semanas y comanda la media del Gimnàstic de Tarragona. Crecimiento acelerado y asegurado. Por otro lado, con Ibán Salvador se busca madurez y conocimiento de la categoría. El guineano deja entrever un gran potencial pero la actitud tapa sus presuntas virtudes. En palabras del entrenador, el delantero estaba estancado y Braulio busca su explosión en Murcia. Dos salidas pero dos inversiones para el Real Valladolid. Tanto o más que la llegada de Cristian Espinoza, cedido hasta final de temporada y sin opción de compra.