La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Linternazos de Velasco

Play-off: el último que llega, el que más lo disfruta

El Real Valladolid cierra la primera vuelta en play-off pero con muchas cuestiones por mejorar. El éxito no es llegar sino hacerlo confiado, ilusionado y contrastado

Las últimas dos victorias elevan la moral del entorno de un equipo que debe mejorar muchos aspectos del juego y de su personalidad para demostrar que éste no es sólo un pico más de su juego y si la confirmación absoluta •

Con dos victorias consecutivas y un inicio perfecto del año 2017 el Real Valladolid consigue cerrar la primera vuelta en la zona de play-off. El objetivo que siempre ha marcado el equipo de Paco Herrera para la temporada es real actualmente pero llega con muchas deficiencias en el juego del equipo. Los pucelanos deben mejorar muchos aspectos pese a que ahora sean el equipo más en forma y en que posee una mayor motivación. Con sólo tres jornadas en el objetivo de las últimas diez, vive el momento con alegría. Lo disfrutan de diferente forma que el resto de equipos de la promoción. Éstos, asentados en ella, conviven con la exigencia. El Real Valladolid, de momento, no. Los de Herrera sólo conocen la ilusión. Ahora toca ver cómo responden.

Paco Herrera dando instrucciones en uno de los primeros partidos de la temporada en Zorrilla <em><strong>(RealValladolid.es)</strong></em>
Paco Herrera dando instrucciones en uno de los primeros partidos de la temporada en Zorrilla (RealValladolid.es)

El nombre, el escudo, el estadio…
Cuando el Real Valladolid ha competido en Segunda división, y son ya demasiados años, en muchas ocasiones se le ha valorado por el nombre. En otras, por la historia y, en otro gran porcentaje, por el estadio. Tristemente, en pocas ocasiones, y más en las dos últimas temporadas, se ha valorado al Pucela o se ha afrontado su partido con motivación por su momento o su estado de forma. Ahora, tras dos jornadas consecutivas en la zona de promoción, el Real Valladolid comenzará a ver cómo los partidos son exigentes por tal posición y, a su vez, cómo se le pide al equipo por ese estatus adquirido al asentarse entre los seis primeros clasificados.

Desde el quinto puesto con el que el Real Valladolid cierra la primera vuelta, los pucelanos viven la alegría del recién llegado al play-off. El entorno blanquivioleta vive la novedad de estar en la zona que se le pide al equipo. El primer punto del objetivo final está cumplido. Ahora toca confirmarlo y dejar de ser un equipo aspirante y ser uno más en esa zona. Llega el momento de saber cómo responde el equipo ante la exigencia que se le suma.

Tras conseguir llegar a los puestos en los que debe vivir el Real Valladolid, el equipo debe saber mantenerse en esta situación. No puede aflojar. Será exigido por el juego, por el ritmo, por la calidad, por los resultados y, también, por saber mantener ese puesto en el que ha costado hacerse fuerte 20 jornadas. Con una estancia prolongada el equipo crecerá en fuerza, en psicología, en liderazgo y en nombre. El peso ya no será sólo por la historia. Ahora se probará la ilusión y la inercia que el equipo haya podido adquirir tras los últimos resultados.

En el mejor momento
Es posible que de toda la categoría sea el Real Valladolid el equipo en mejor estado. Su dinámica es positiva. Podría ser uno de los mejores pero sin duda es el más motivado del momento. Tras conseguir el objetivo que tanto tiempo llevaba buscando el equipo, los de Paco Herrera viven ilusionados con su realidad. Son los últimos en llegar y lo hacen con una fuerza única. El Club Deportivo Lugo, el Getafe CF o el Cádiz CF, actuales compañeros de play-off con el Real Valladolid, pueden vivir su realidad como monótona o exigente. Los pucelanos, no. Todo es novedad. Ilusión por mantener lo conseguido y mejorar desde la puntualización del estilo de juego.

La línea pucelana es ascendente. El grupo muere en el deseo de competir desde este nuevo rol. El vestuario quiere saber de qué es capaz desde el puesto que ha adquirido y el entorno desea ver cuál es la respuesta. Siempre se ha dicho que lo importante no es llegar a un puesto sino mantenerlo y ésta es ahora la verdadera obligación blanquivioleta. Tras mostrar ilusión en cada uno de sus movimientos desde que se consumó la victoria (1-0) en el Ramón de Carranza, la prueba de la verdad llega ahora. Visitando al Real Oviedo y al Girona FC y recibiendo al Rayo Vallecano. Nueve puntos definitorios.

Ahora, en saber mantenerse en el objetivo está el futuro, el éxito y la ilusión. Las buenas sensaciones actuales sólo deben ser el comienzo. A este Real Valladolid se le debe exigir el máximo. La temporada no ha terminado. Los objetivos y las obligaciones, tampoco. Quedan 21 largos partidos sobre los que responder y en los que mantener la exigencia que el propio equipo ha creado al cerrar la primera vuelta.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.