La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Linternazos

Guitián y Leão, rendimiento opuesto a la confianza

Llegando al final de la primera vuelta, el Real Valladolid tiene ya varios jugadores fijos. André Leão y Alberto Guitián son dos muestras de cómo asumir esa confianza

A una jornada de llegar a la mitad de la temporada, André Leão llega asentado en el equipo dentro de una gran intrascendencia mientras que Alberto Guitián lo hace con la evolución de un jugador de calidad y rendimiento •

Paco Herrera tiene un grupo de jugadores fijos en sus planteamientos. Ha ido haciendo cambios y probando diferentes vertientes pero a falta de sólo una jornada para cerrar la primera vuelta, el entrenador pacense tiene nueve o diez jugadores fijos. Entre ellos se encuentran André Leão y Alberto Guitián. Mientras el portugués tiene este rol desde el inicio de temporada, el cántabro se lo ha ganado con el avance de la campaña. El ’20’ blanquivioleta ha aprovechado todas sus oportunidades para tener esa confianza que actualmente defiende. Por el contrario, la confianza que palpa el ‘8’ es sinónimo de un descenso de su rendimiento hasta verse en la actualidad con una total intrascendencia en el juego. Si falló en Getafe, como él mismo reconoció, no participó en la creación ante el Reus Deportiu, mostrando la poca relevancia que tiene sobre el juego del equipo.

Alberto Guitián y André Leão en diferentes partido durante esta temporada <em><strong>(RealValladolid.es)</strong></em>
Alberto Guitián y André Leão en diferentes partido durante esta temporada (RealValladolid.es)

El encuentro perfecto, por Guitián
No quiero mirar datos. No busco sentirme respaldado por las estadísticas. Mi sensación personal es que Alberto Guitián hizo un partido perfecto en la victoria (1-0) ante el Reus Deportiu. El central cántabro, asentado en el once titular de Paco Herrera tras jugar 15 partidos de forma consecutiva, crece jornada tras jornada. El ‘20’ blanquivioleta nota la confianza del entrenador, del cuerpo técnico, del entorno y de sus compañeros. Con todos estos ingredientes es imposible que no rinda como lo está haciendo. La diferencia del Guitián de inicio de temporada y de actual es total. Son jugadores opuestos. El reflejo de un tipo positivo de confianza.

Con minutos, el futbolista crece. Con protagonismo, el jugador muestra sus cualidades. Con peso protagonista, la evolución es significativa. Todos estos condicionantes están dejando un gran rendimiento en el eje de la defensa y al mejor central de los cuatro que tiene el Real Valladolid. En ese último partido la calidad de su juego, tanto en defensa como en salida de balón, rozó la excelencia.

En salida de balón, en dominio del juego y en los tiempos del partido, Alberto Guitián puede ser uno de los mejores jugadores del momento sino es el mejor. El tiempo que el cántabro pasó en el centro del campo le regaló seguridad, confianza y rodaje. Tras aquella sustitución, todo mejoró y el futbolista utilizó la inercia de esos partidos brillantes. Tras esos duelos como engranaje entre la zona defensiva y la ofensiva, André Leão volvió al equipo. Paco Herrera confía mucho en él. Le ve como ese equilibrio que no parece ser. Si Guitián está ofreciendo un nivel de juego sensacional con el poso de los minutos, el portugués parece acomodado en su rol. Su juego viaja a la insignificancia en este cambio de sistema pucelano que parece hacer bueno Jaime Mata.

Nivel intrascendente, de Leão
Atendiendo por lo visto en ese primer partido del 2017, André Leão está siendo dominado por un juego plano e intrascendente. Ni construye ni destruye. Ni evoluciona ni disminuye. Se mantiene plano pese a ser un fijo. Sigue en su descenso del rendimiento. Sigue en la confirmación de que los minutos y un peso protagonismo no es siempre sinónimo de evolución y confirmación. Existe una vertiente de estancamiento y conformismo.

Pese a que el portugués confirmara hace una semana que la salida de Luismi Sánchez no supone un cambio en su mentalidad, este centrocampista ofensivo y de último pase, reconvertido a eje defensivo por su calidad y dominio del balón en pase corto y medio, se está convirtiendo en un futbolista sustituible para el juego del equipo. No sólo ante el Reus Deportiu sino, también, en los últimos duelos de 2016, André Leão mostraba la cara negativa de la confianza. La excesiva seguridad de un futbolista que no teme por su puesto, que se siente intocable.

Actualmente Paco Herrera hace los planteamientos contando con un puesto para Alberto Guitián y otro para André Leão. Parece simple. Ellos dos, y nueve jugadores más. Paco Herrera tiene las ideas claras y apuesta por dos futbolistas de un nivel similar de confianza pero de una llegada a ese punto muy diferente. Uno siempre la tuvo. Otro, por el contrario, se lo ha tenido que ganar. Parecen insustituibles pero quizás sólo lo parezca

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.