La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Linternazos de Velasco

La presencia en el área que necesita este Pucela

Raúl de Tomás, el mejor pucelano en Córdoba, llama a la puerta de la titularidad que se le escapó en la primera jornada sin José Arnáiz en un equipo que necesita al ’47’

El Real Valladolid tiene, actualmente, problemas para ser fuerte en el área rival. El equipo de Paco Herrera necesita presencia ofensiva, gol y golpeo lejano, muchas de las cualidades que posee Raúl de Tomás •

Transcurría el minuto 67 del empate (1-1) en El Arcángel de Córdoba y Paco Herrera llamaba a Raúl de Tomás. Le quería en el campo. El ’47’ del Real Valladolid saltaba a la que fue su casa con la meta rival marcada entre ceja y ceja. El delantero cedido por el Real Madrid quería obtener premio de esa nueva oportunidad. Buscaba ganarse el puesto de titular y el hueco que ha dejado José Arnáiz. En esos poco más de 20 minutos de juego, De Tomas presentó bien enfundada su candidatura para la titular en el duelo ante el Sevilla Atlético. Las cualidades mostradas en Córdoba cubren muchas de las necesidades actuales de un Real Valladolid sin la mordiente necesaria en el área rival y que ha provocado la pérdida de cuatro puntos consecutivos.

Raúl de Tomás celebra, ante la Sociedad Deportiva Huesca, el que fue su primer tanto como blanquivioleta <em><strong>(RealValladolid.es)</strong></em>
Raúl de Tomás celebra, ante la Sociedad Deportiva Huesca, el que fue su primer tanto como blanquivioleta (RealValladolid.es)

Atacando la titularidad
El despliegue táctico que ha impuesto Paco Herrera desde su llegada al Real Valladolid pero, sobre todo, en las últimas semanas me gusta. Reconozco que al comienzo me generaba muchas dudas pero el avance y la evolución del centro del campo han convertido una duda global en pequeños detalles que mejorar. En las últimas semanas el Pucela domina el juego, el partido y es protagonista en todos los movimientos que realiza en el campo. Parece que todo lo que ocurre en la zona central del terreno de juego le sienta bien pero no así en las áreas.

A nivel ofensivo, el equipo pucelano pagó en El Arcángel la apuesta. Se confió en Jaime Mata para el duelo pero el momento pucelano no invita a la apuesta por el pundonor, el trabajo y el sacrificio del madrileño. Necesita la fuerza, el temperamento y el coraje de Raúl de Tomás. El ‘47’ blanquivioleta, el mejor en el partido ante los de José Luis Oltra, salía al terreno de juego con la ambición de romper la portería rival. La buscó con tanta fuerza que cada minuto que vivía en el terreno de juego era un metro que recortaba en su distancia con la titularidad. Si ésta no estaba muy lejos, tras su actuación en Córdoba, la toca con la punta de los dedos.

Sus detalles
El jugador cedido por el Real Madrid se acerca a la titularidad en el duelo ante el Sevilla Atlético porque sus condiciones de juego se acoplan a la perfección con lo que necesita el equipo. Su presencia en el área, la fuerza con la que ataca la zona y los espacios, su potente disparo, aquél que utiliza desde cualquier distancia, y el coraje que imprime a la presión le hacen un jugador determinante para limar los detalles negativos en el área rival.

El Real Valladolid elabora con categoría. Lo hace como muy pocos en la ahora llamada ‘Liga 1|2|3’ pero, también, no remata su trabajo como casi ningún otro rival. No finaliza esas jugadas bien elaboradas porque no encuentra los ingredientes que necesita. Sin rematadores y con jugadores exteriores en la última zona, el Pucela pide la presencia de Raúl de Tomás en los últimos metros. La pide encarecidamente porque no tiene fortaleza ofensiva. No tiene ese punto diferencial en el remate que sí tiene con el balón en los pies.

Por esa necesidad de igualar fuerzas en todas las zonas del campo, una presencia fija en el área es necesaria. El sistema marcado, que invita a un juego elaborado y grandes movimientos exteriores, deja a Míchel Herrero o a aquel jugador que juega como enlace entre centro del campo y ataque como el único jugador con llegada de cara. Con Raúl de Tomás se prolongaría esa faceta y el Real Valladolid ganaría en potencia y equilibrio ofensivo.

Buena aportación
La necesidad del jugador madrileño no es sólo por las condiciones que se le atribuyen a su juego o por los poco más de 20 minutos disputados en El Arcángel. El ‘47’ pucelano ha mostrado calidad, fútbol y peligro en todos y cada uno de sus movimientos en el campo. En los 462 minutos disputados de blanquivioleta, De Tomás se ha ganado la vitola de ser la presencia, la referencia y el movimiento que necesita actualmente el equipo. Su aportación hasta la fecha ha sido buena y en los parámetros que ahora exige el equipo. Por ello, el sábado, De Tomás y diez más.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.