Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|lunes, agosto 26, 2019
Estas aquí: Home » Artículos destacados » Un tiempo de espera que destroza a Álvaro Rubio
  • Sigue a LAV en

Un tiempo de espera que destroza a Álvaro Rubio 

La corriente de opinión que hace ver a Álvaro Rubio como pieza fundamental para el nuevo proyecto de Paco Herrera hace aguas. Se le descarta en su versión de ‘Valerón’

Oficialmente aún no se sabe qué va a pasar con Álvaro Rubio. El riojano parece tener un pie fuera del Real Valladolid creando una situación que no parece tan grave como podría ser asumido por el mundo blanquivioleta •

Lo confirmo y asumo sus consecuencias. Me salgo de la línea marcada por el entorno del Real Valladolid. Sin decir que no quiero que Álvaro Rubio no siga en el Real Valladolid, afirmo que no me importaría que el jugador riojano no continuase en el estadio José Zorrilla. Las circunstancias del nuevo proyecto y algunas que señalan al jugador no me llevan a ver la salida del capitán como un gran error. Sin él en el rol que parece que quiere, el Pucela puede comenzar el proyecto que se está fraguando y que el club necesita tras lo dantesco de la pasada campaña. Por tanto, descarto por fútbol, personalidad, liderazgo y posición que el ‘18’ sea el Juan Carlos Valerón de Paco Herrera.

Álvaro Rubio se hace con un balón en uno de los partidos de la última temporada (RV.es)

Álvaro Rubio se hace con un balón en uno de los partidos de la última temporada (RV.es)

Paco Herrera y Valerón
Tras la confirmación del fichaje de Paco Herrera para el banquillo del Real Valladolid, la unión entre el perfil de Juan Carlos Valerón en la Unión Deportiva Las Palmas y el que podría adquirir Álvaro Rubio en un nuevo Real Valladolid comenzó a tomar fuerza. Mucha fuerza. Muchos eran, y son, los que le ven en ese rol. Él mismo, y según lo que comentó hace pocos días la Cadena SER en Valladolid, se descarta para tal opción. Por lo tanto ya no tiene fundamento hablar de esta posición en el nuevo vestuario blanquivioleta.

Según lo comentado en dicha cadena de radio, el riojano descartaba tal estatus porque no quiere un rol secundario. Quiere ser protagonista, algo que el Real Valladolid no le ofrece y, sobre todo, que no debe ofrecerle. Álvaro Rubio ha sido un gran jugador. Muy importante para el Real Valladolid. Entre los diez más influyentes de las últimas dos décadas. Seguro. Tristemente, ya no vale con eso. Con 37 años uno tiene que saber su sitio. El riojano es ambicioso y, supuestamente, quiere un proyecto sobre sus pies.

Descartada esa opción de ser el ‘Valerón’ del Real Valladolid, pudiendo hacerlo con una larga enumeración de justificaciones y antes de expresar mi opinión sobre el futuro del riojano, afirmo que Álvaro Rubio se merece un respeto. Se lo ha ganado. No ha sido el único, aunque lo parezca. Ahora ese respeto debe ir sobre los parámetros de un jugador de su edad. Tristemente, y no como a muchos gustaría, el Real Valladolid no puede montar un proyecto sobre él. Tendría demasiada debilidad. Sería muy similar al de la temporada pasada.

¿Renovación?
Para hablar de la renovación de Álvaro Rubio hay que hacerlo de la de Óscar González. El salmantino se fue. El jugador tomó la decisión hace meses y el club se adelantó a su publicación. El Real Valladolid estuvo rápido. Tomó ventaja. No quería continuar una vinculación con el jugador que él tampoco quería prolongar. Perfecto. Era necesario para ambos. Cuesta pero asumir la marcha del ‘10’ como una buen noticia para ambos es positivo.

De igual forma, ahora, hay que hacerlo con el ‘18’ y también por motivos deportivos. Álvaro Rubio no cuenta para el Real Valladolid. El club le quería ofrecer un rol que él, supuestamente, habría rechazado. Querría uno más potente al que el club no llegaría. Braulio Vázquez no vería esa opción y Paco Herrera preferiría otras. Sin esa unión, el club parece no saber cómo decirle “no” a un jugador importante en su historia o, peor, cómo regatearle hasta ver si encuentra otras variantes de mayor nivel o gusto del cuerpo técnico. 

Con André Leão en el equipo, la llegada de Luismi Sánchez, el posible regreso de Víctor Pérez, que ahora entrena con el equipo, más las aportaciones de Anuar Tuhami desde el Promesas, el peso de Álvaro Rubio queda reducido. Tanto como su opción de ser el ‘Valerón’ blanquivioleta. Los tiempos del riojano parecen haber terminado. Deberían finalizar aunque mañana, pasado o después del fin de semana el Pucela haga oficial la renovación del jugador. En el fútbol nunca se conoce toda la verdad y los cambios son incontrolables.

Triste despedida
Con renovación o sin ella, el final de una gran versión de Álvaro Rubio es duro, triste e injusto. La posible ruptura de la unión con el último capitán debe dejar en evidencia a aquel que no ha elegido bien las tiempos para terminar o variar esta situación. Un estandarte del club se debe despedir el loor de multitudes y, posiblemente, en un punto álgido de su carrera. De no se así, su nombre se mancha y su emblema disminuye y Álvaro Rubio ya no es que no pueda ser el ‘Valerón’ del Pucela 2016/2017 es que su imagen y relevancia no son los mismos que al final de la pasada temporada cuando fue ovacionado en el último partido de liga ante el Mallorca.