La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Linternazos de Velasco

El partido de Anduva marca el futuro vallisoletano

Tras dos victorias consecutivas, el Real Valladolid debe confirmarse en Anduva. Ante el equipo de Carlos Terrazas el Pucela marcará que caminó adopta su temporada

Las victorias ante Real Oviedo y Llagostera han cambiado al Real Valladolid. Le han dado un aire diferente. Los de Miguel Ángel Portugal están en su momento soñado. La dinámica parece ser la mejor y debe confirmarse este próximo fin de semana ante el Mirandés de Carlos Terrazas. En el estadio de Anduva, los pucelanos tendrán que demostrar que su cambio es fiable y seguro y que los últimos grandes encuentros no serán un simple recuerdo en unos meses. Esta situación ya se ha repetido en varias ocasiones durante la temporada y la tercera victoria nunca llegó. En Miranda llega una nueva oportunidad y el Pucela no debe desaprovecharla. Su futuro va en ella.

Los jugadores del Real Valladolid celebran el primer gol anotado al Llagostera el pasado domingo (RealValladolid.es)
Los jugadores del Real Valladolid celebran el primer gol anotado al Llagostera el pasado domingo (RealValladolid.es)

¡Me suena!
El momento que vive actualmente el Pucela no es nuevo. Es la tercera vez que lo vive en la temporada. Ha encadenado dos victorias consecutivas en dos buenas rachas pero de las que no ha conseguido hacerse fuerte. Firmar tres victorias consecutivas es una obligación para un equipo que quiere ser aspirante al ascenso. El Real Valladolid busca serlo y tiene que confirmarlo en Anduva. Ante el Mirandés se puede sumar nueve puntos de nueve posibles y, a su vez, se puede confirmar que el momento que el Real Valladolid estaba esperando, ha llegado.

Esta situación se repite después de perderla ante el Huesca. Cuando los de Portugal recibieron la visita de los de Anquela, el Pucela era denominado como “uno de los equipos más en forma del campeonato”. Tal adjetivo se perdió ante los oscenses. Se ha recuperado ahora pero el equipo debe querer más. Tiene que aspirar a más.

El Real Valladolid no necesita ser señalado como un equipo en forma y con buenos jugadores. Tiene que confirmarlo. Debe demostrar que es un equipo aspirante a todo y que puede ser el conjunto con el que sueña Braulio Vázquez desde verano y Miguel ángel Portugal desde enero. El técnico burgalés siempre ha afirmado que su Real Valladolid “va a estar arriba” pero, por el momento, no lo ha conseguido. Su Pucela, que ya cumple una vuelta entera de liga, no ha pasado del noveno puesto. Nunca ha sido regular y jamás ha encadenado tres victorias consecutivas. Todo puede cambiar el domingo en Anduva. En Miranda de Ebro el Real Valladolid podrá demostrar sus cualidades, sus ilusiones, su mejor, y sobre todo, sus opciones de ser referencia en la categoría y un claro aspirante al play-off pero sin la presión desmedida que otorga una «final», de las que tanto se ha hablado.

Importante
Hoy, en su presentación como nuevo entrenador del Deportivo Guadalajara, David Vidal desmontaba el término “final” para un encuentro que se disputa en estos meses. “Cuando viajo y veo un cementerio le digo a mis jugadores que eso es un final”. A su manera y con la peculiaridad que tiene el entrenador gallego, Vidal explicaba que los partidos son importantes o trascendentes pero nunca «finales».

Usando la teoría del experimentado entrenador, el Real Valladolid verá marcado su futuro en Anduva. O no. Ganando a los de Carlos Terrazas, los pucelanos confirmarán todo. Perdiendo, verán frenada la racha y su inercia positiva pero, por suerte, no dirán adiós a nada. “Si ganamos el resto de partidos, conseguiremos el objetivo”, diría el ex entrenador del Cádiz, Elche o Albacete, entre otros. De esta forma, utilizando la teoría de un hombre con experiencia de “47 años” en el fútbol, se confirma que el Real Valladolid tiene mucho más que ganar en Anduva que perder. Tras la temporada vivida, todo lo que se consiga es positivo y tristemente, todo lo que se pierda, realidad. Por ello, el partido en Miranda marca el futuro. Lo puede señalar de una forma positiva. Nada más.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.