La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Análisis pucelano

El Pucela demuestra que sí tiene dónde aferrarse

El Real Valladolid consigue una importante victoria (0-1) en el Carlos Belmonte. Un nuevo tanto de Juan Villar vale para romper la reciente mala racha blanquivioleta

Los resúmenes sesgados no llevan a ninguna parte y, ahí, el fútbol es como la vida. Analizar y pensar que todo en el Real Valladolid está mal porque el equipo lleva un punto de nueve posibles no es positivo y, posiblemente, tampoco real. Asegurar que tras ganar en Zaragoza el equipo arrancaba y que ese era el camino con el que se soñaba, se demostró que tampoco era real y que era prematuro. Por ello, tras la victoria blanquivioleta en Albacete se demuestra que Miguel Ángel Portugal llevaba razón en la rueda de prensa previa a la visita al Carlos Belmonte. Mesura pero con confianza.

[quote style=»3″] Hay que aferrarse a todo lo positivo porque queremos sacar fruto de lo que hacemos bien.
Miguel Ángel Portugal en la rueda de prensa previa a la visita al Carlos Belmonte de Albacete [/quote]

En su comparecencia previa al penúltimo partido del año 2015, el entrenador burgalés aumentaba su petición de un proyecto tranquilo. Su discurso sosegado vivía una ampliación y, en este caso, para dejar claro que el equipo no estaba tan mal como decía la clasificación. El vestuario tiene potencial, lo estaba demostrando pero sólo tenía que matizar detalles del juego. Él habló del “último tercio” y del “pase atrás”. Obviamente, con una victoria no se han curado todos los males. Se han apagado parte de los fuegos que hacían que el Pucela vivieran en el límite con los puestos de Segunda B. Gracias a esas condiciones a las que Portugal solicitaba “aferrarse” antes de viajar hasta Albacete, el Real Valladolid se aleja del peligro y afronta el final del año con un hilo mayor de esperanza.

Una acción diferencial
En un fútbol donde los rivales son tan analizados y los partidos tan desgranados antes de comenzar, las victorias llegan por pequeños detalles. En el partido de Albacete, el detalle pudo estar en el minuto cinco. Al poco de comenzar el encuentro, Rodri Ríos hacía el primer gol de la tarde. Aprovechando una indecisión defensiva, el jugador anotaba su cuarto gol de la temporada tras un gran lanzamiento de córner de Mario Hermoso. El planteamiento de La Romareda parecía duplicarse hasta que el colegiado decidió sancionar la acción por una supuesta falta de Marcelo Silva en la acumulación de jugadores en el primer palo.

Antes de que el delantero soriano empujara el balón, el central uruguayo había desestabilizado a Javier Paredes que, a su vez, había caído sobre Juan Carlos. Una cadena de infortunios que privaba al ‘9’ pucelano de comenzar su idilio con el gol tras casi dos meses. En ese detalle del gol anulado pudo estar el inicio de la victoria pero ésta tuvo que esperar 40 minutos. En ese tiempo, los locales lo intentarían. No llegarían con peligro sobre la meta de Kepa pero sí que mostrarían unas cualidades peligrosas al contragolpe. Velocidad y potencia parra dar un salto cualitativo a su juego combinativo.

Samu por la banda izquierda del ataque local conseguía generar mucho peligro. Javi Chica sufría y Juan Villar ayudaba en labores defensivas. El buen inicio visitante iba disminuyendo y los locales conseguían hacer de ambos el balón y el centro del campo. Se creaba una interesante pelea. Todo estaba marcado por el camino de la igualdad hasta el último minuto de la primera parte. Ahí, Juan Villar aprovechó la calidad en el golpeo de Mario Hermoso. Esta vez el onubense sí pudo y supo aprovechar el talento del madrileño.

J.17 | La victoria (0-1) del Real Valladolid ante el Albacete Balompié en el Carlos Belmonte con gol de Juan Villar

Rodri, no. Villar sí
Si en el inicio del partido Rodri Ríos se quedaba con las ganas de celebrar el tanto tras un centro medido y potente de Mario Hermoso desde un saque de esquina, a pocos segundos del final de la primera parte el máximo goleador del Real Valladolid sí podía celebrar que el ‘36’ pucelano ya está sentado en el equipo, en la categoría y en la profesionalidad. Sexto gol de Juan Villar para crear el camino a la victoria.

Justo antes del tanto de la victoria, Rodri volvió a mostrar su falta de confianza sobre la meta. Segundos antes del gol de la victoria, el soriano remataba alto un gran centro de Alejandro Alfaro. Su remate se marchaba arriba y en la salida de balón local, el Real Valladolid presionaba, robaba el balón en la misma zona y, esta vez sí, conseguía marcar. La falta de confianza de Rodri no persigue a Juan Villar que sí pudo marcar las diferentes de cara a la portería manchega. Con dicho tanto, el Pucela comenzaba a forjar una victoria trascendental de cara a su tranquilidad y a la de su entorno.

Excesivo sufrimiento
Al Real Valladolid se le nota nervioso. Está claro. No confía ciegamente en sus posibilidades y termina sufriendo partidos que pudo, y debió cerrar antes. Ante el Albacete los de Miguel Ángel Portugal firmaron tramos de buen juego con tiempos de dominio del partido. Cuando no podían tener el balón, los visitantes leían las exigencias defensivas para apretar y no conceder más ocasiones de aquella que Jona tuvo en el tramo final. Pese a ello, deben seguir mejorando y creciendo para cerrar partidos como éste.

Rodri Ríos, ‘el personaje’ del partido ante el Albacete Balompié [CLICK EN LA IMAGEN PARA LEER EL ARTÍCULO]

Con ese disparo alto del delantero manchego el miedo se instaló en el cuerpo pucelano. Regresó porque, ciertamente, nunca se ha marchado. Para salir de la situación que vive el equipo, los nervios van a existir siempre. La incertidumbre va a marcar el camino y los detalles van a dictaminar dónde está la recuperación y cuál es el avance.

Hasta confirmar los verdaderos puntos de mejora del equipo, el Real Valladolid debe ir con cautela, aquella que define a su entrenador. Con ella se consiguen victorias como la del Carlos Belmonte y gracias a ella se superan fases que llevan a la  mejoríaa. El sufrimiento va a existir y el equipo va a seguir fallando ocasiones claras de gol. Rodri va a tener que mejorar mucho en su trabajo de cara a puerta. Su confianza debe mejorar como debe hacerla la de Samuel, aunque ésta a nivel defensivo. La brillantez de juego de Marcelo Silva sostuvo al Pucela ante el Albacete pero quizás no en el siguiente partido. Para entonces, el Real Valladolid habrá mejorado, habrá digerido bien estos tres puntos y habrá aumentado esas condiciones positivas a las que Miguel Ángel Portugal quiere aferrase para que crean el equipo y su entorno.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.