La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Análisis pucelano

El potencial blanquivioleta es Kepa Arrizabalaga

El Real Valladolid empata (1-1) ante la S.D. Huesca en El Alcoraz. Rodri adelantó al Pucela hasta el minuto 85 en el que Kepa no pudo evitar más el tanto aragonés

En la rueda de prensa previa al partido, Gaizka Garitano afirmaba que “en seis jornadas es muy difícil conocer el potencial de los equipos”. Pasada una jornada más, se ha confirmado cuál es la clave del Real Valladolid y las opciones actuales del nuevo proyecto blanquivioleta. Hoy por hoy, y más tras el duelo ante la Sociedad Deportiva Huesca en El Alcoraz, el potencial blanquivioleta tiene nombre y apellidos: Kepa Arrizabalaga Revuelta. El cancerbero cedido por el Athletic Club salvaba al Real Valladolid de una clara derrota en territorio aragonés. Pese al magnífico inicio blanquivioleta en el partido y el tanto de Rodri Ríos a los seis minutos, Kepa tuvo que asumir galones y guiar al Pucela hasta su tercer empate consecutivo.

[quote style=»3″] En seis jornadas resulta muy difícil poder conocer el potencial de los equipos.
Gaizka Garitano en la rueda de prensa previa a la séptima jornada y al partido ante el Huesca [/quote]

El punto obtenido en El Alcoraz es escaso. El Real Valladolid debe empezar a conseguir victorias fuera del estadio José Zorrilla pero, en esta ocasión, el empate debe resultar positivo. Hasta cinco intervenciones de mérito tuvo que realizar el portero blanquivioleta en una segunda mitad que se hizo muy larga a los jugadores de Gaizka Garitano. Encerrados casi en su área, los pucelanos tuvieron que vivir esperanzados en el talento e inspiración de su portero. Vivieron de ello hasta el minuto 86. En ese instante, Darwin Machis superaba el cerrojo del vasco para restar una victoria al Pucela. Dos puntos que se perdían y que se hacían de forma merecida tras unos minutos en los que los pucelanos volvieron a demostrar todas sus carencias. Demasiadas para vivir en la séptima jornada.

Superando obstáculos
Durante las primeras cinco jornadas de la temporada, el Real Valladolid tenía un problema de mentalidad. Comenzaba los partidos con un nivel muy flojo. Concedía terreno al rival y los pucelanos entraban en el juego del encuentro cuando éste ya transcurría por el minuto 20, aproximadamente. En los últimos dos encuentros, ante el Gimnástic de Tarragona en Valladolid y en Huesca, el Pucela ha comenzado sus duelos con fuerza. En el caso del encuentro en El Alcoraz, hasta firmar sus mejores 20 ó 25 minutos de la temporada. Con un dominio claro del balón, acogotando al rival en su área y proponiendo. Todo aquello que se le viene exigiendo al Real Valladolid desde el verano, se cumplía en Huesca. Tristemente, el avance del partido y, sobre todo, la llegada a los últimos minutos del partido condenaban al equipo de Gaizka Garitano a sus limitaciones.

Asustados, encerrados en su área y basados única y exclusivamente en Kepa Arrizabalaga, las buenas sensaciones iniciales del Real Valladolid se difuminaban hasta desaparecer para terminar el partido en la misma situación con la que se había llegado hasta esta jornada. Las dudas se mantienen y los miedos no desaparecen en un equipo que sigue sin encontrar su estilo, su fútbol y su capacidad.

JORNADA 7 | El empate (1-1) del Real Valladolid ante la S.D. Huesca en El Alcoraz con el gol blanquivioleta de Rodri Ríos

Un problema de metros
Tras el gol y el buen inicio blanquivioleta, el encuentro dejaba grandes ilusiones. Podía parecer el punto de inflexión que llevaba tanto tiempo buscando el Real Valladolid pero, posiblemente, Gaizka Garitano entendió mal qué necesitaba el partido. Con un Huesca dubitativo el problema que tuvo el equipo pucelano fue de metros. Los jugadores dieron un paso atrás. Se olvidaron del dominio del balón y fueron permitiendo que la Sociedad Deportiva Huesca fuera entrando en un partido que parecía venirle grande en un inicio.

Con dos ocasiones lejanas, sin peligro pero, a su vez, evitables por parte del Real Valladolid, los oscenses se fueron al descanso viendo posible la remontada. Rodri partía muy atrás, casi a la altura de Óscar y el rival podía comenzar la salida de balón desde su campo. Cuando los pucelanos querían apretar, el equipo estaba muy lejos, muy separado y muy roto. Es decir, el Real Valladolid tenía un problema de metros. Muy lejos de la zona de dolor del rival, los pucelanos regalaban una distancia a los aragoneses que no iban a desaprovechar para olvidarse de su mal inicio y afrontar la segunda parte confiados en unas opciones que sólo le había regalado una mala lectura blanquivioleta. El regalo lo tenían. Después, le sacarían beneficio.

Un Huesca muy superior
Merced a una mala propuesta pucelana tras el gol y después de un inicio brillante del Real Valladolid, lo cierto es que la segunda parte fue solamente local. La Sociedad Deportiva Huesca estaba en el partido y sería el conjunto que propondría durante los segundos 45 minutos. Por su parte, los de Gaizka Garitano aguantaban y esperaban encontrar alguna opción al contragolpe. Con el balón el equipo no estaba en plenitud. Ni lo estaba ni arriesgaba por intentarlo. El centro del campo y el jugador marcado para liderar la salida de balón estaban amonestados. Álvaro Rubio, André Leão y David Timor comenzaban el segundo acto con cartulina amarilla. Un riesgo muy alto que el Real Valladolid pagaría en una segunda parte en la que el objetivo era no perder la espalda y para ello, los pucelanos se encerraban y hacían del problema de metros del final de la primera parte, una posibilidad para el Huesca.

MANU DEL MORAL, futbolista destacado del partido tras vivir su primer titularidad con el Real Valladolid

Los oscenses, motivados ante la opción de ver el encuentro de cara, dieron un paso al frente. Para el segundo acto querían proponer ellos y hacerlo a su manera. Con el objetivo de plantear, Tevenet movía el banquillo desde el minuto 52. Con Fran Mérida ya en el terreno de juego, su equipo tenía el balón y el Real Valladolid los miedos. Solamente Kepa Arrizabalaga podía sostener el partido y casi lo consigue hasta llevar a la victoria a los de Garitano. En el minuto 86 llegaba el empate aragonés y con él se marchaban las opciones pucelanas de conseguir la primera victoria como visitante. Con tres puntos en Huesca, el equipo hubiera vivido una semana tranquila y sin los agobios de ver que el juego no avanza y que el equipo sigue teniendo en la séptima jornada unos miedos y temores más propios de la pretemporada.

𝟭𝟵𝟴𝟴. 𝘗𝘦𝘳𝘪𝘰𝘥𝘪𝘴𝘵𝘢 𝘥𝘦𝘱𝘰𝘳𝘵𝘪𝘷𝘰 𝘺 𝘦𝘯𝘵𝘳𝘦𝘯𝘢𝘥𝘰𝘳 𝘜𝘌𝘍𝘈 𝘗𝘙𝘖. Creo que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 llevo entrenando equipos y escribiendo sobre cómo entiendo este deporte