La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Linternazos de Velasco

Las dudas sobre la suplencia de Óscar en Soria

Por primera vez en la nueva temporada, Óscar fue suplente y no saltó al campo. Tras un inicio con dudas en su juego, Garitano decidió no apostar por él en Los Pajaritos

• Descanso, castigo o cuidados sobre un jugador vital. En estas tres opciones está la respuesta para saber por qué Gaizka Garitano dejó a un Óscar González sin suerte en el inicio liguero, en el banquillo de Soria •

Una de las últimas grandes noticas del Real Valladolid se producía en Soria antes del inicio del partido. Antes del empate e, incluso, antes de que Piñeiro Crespo dejara en inferioridad al Pucela, la suplencia de Óscar González en el partido ante el Numancia provocaba la ausencia de uno de los jugadores más importantes del equipo y del atacante llamado a marcar las diferencias en los últimos metros. Más allá del hecho de que el ‘10’ blanquivioleta no saltara al terreno de juego de Los Pajaritos, los motivos que pueden marcar por qué el charro se quedó en el banquillo en Soria se pueden encontrar una jornada antes, en la victoria ante el Bilbao Athletic.

Óscar González dispara a puerta en el partido ante el Bilbao Athletic (RealValladolid.es)
Óscar González dispara a puerta en la victora (1-0) sobre el Bilbao Athletic en el José Zorrilla (RealValladolid.es)

En el partido ante el filial rojiblanco, el equipo no estuvo fresco en ataque. De igual forma que tampoco lo estuvo Óscar. El mediapunta no estuvo fino en sus acciones hasta el punto de que en el minuto 68 fue sustituido. Entraba en su lugar Pedro Tiba. El cambio, con el claro objetivo de reforzar el centro del campo, buscar un dominio mayor del balón y evitar la pérdida de los tres puntos que se estaban ganando con el tanto de Juan Villar, tuvo mucho significado cuando Óscar González encaminó hacia el banquillo local. En esa distancia de escasos metros, Gaizka Garitano buscó al jugador y le dedicó un gesto cariñoso. Se trataba de una señal de apoyo sobre el jugador. Entrenador y futbolista sabían en ese momento que ‘Mágico’ no estaba bien. No había hecho un buen partido y no está comenzando la temporada como a él le gustaría.

Ambos son conscientes de ello y, en Soria, quizás es recomendable pensar que no se castigó al jugador sino que se le cuidó. Por muy testarudo que uno quiera ser en sus ideas, no se puede negar que Óscar González es un jugador imprescindible para este proyecto. El cuerpo técnico de Gaizka Garitano lo sabe y quiere liberar al jugador de una presión que podía descontrolarse ante una nueva mala actuación.

Cuidado y protegido como Juanpe
En la rueda de prensa previa al partido en Soria, Gaizka Garitano ya dejó caer cómo quiere cuidar a sus jugadores. Al ser preguntado por Juanpe y sus dos expulsiones consecutivas, el entrenador de Derio aseguraba que “no vamos a matar a Juanpe” y que “no le vamos a culpar” en exclusividad de las dos tarjetas rojas. Con esas palabras se podía esperar ver al grancanario en el once titular pese a que el entrenador ya lo negó. Con su desconvocatoria, no se producía ese castigo que se puede desear para generar un titular.

Juanpe en un partido en el José Zorrilla (RV.es)
Juanpe en un partido en el José Zorrilla

Viendo la suplencia de Óscar, analizando el gesto de Garitano con él en el duelo ante el Bilbao Athletic y visualizando fríamente la decisión de dejar a Juanpe fuera de la convocatoria, cobra fuerza el gesto de cuidados sobre dos de sus jugadores. No es fácil de esconder, porque no sería real, que el Real Valladolid no está firmando el inicio de competición que se quería. El mal juego del equipo en estos primeros seis partidos tiene señalado a Óscar González y las inolvidables inferioridades numéricas tienen el foco puesto sobre el central ex del Racing de Santander.

De esta forma, en Soria, una mala actuación del salmantino o una nueva expulsión de Juanpe podrían haber supuesto una losa enorme para ambos. Conocedor de la categoría y maestro en saber qué necesita el jugador, Gaizka Garitano cuidó a dos de los jugadores más importantes de su proyecto en Soria. Uno, el central, se quedó en Valladolid, el otro, viajó hasta Soria pero no saltó al terreno de juego. El caso del salmantino es claro. La confianza sobre él es rotunda. Seis partidos disputados y cuatro titularidades. El cuerpo técnico apuesta por el jugador pero quiere que esa apuesta sea con un jugador convencido de su juego y respaldado por todo el entorno y, ahora mismo, no es así. Con el equipo asentado y toda la plantilla conjuntada, Óscar González volverá a ser el líder ofensivo del equipo. Lo será porque si nadie se quiere engañar, sabe que el salmantino es el mejor jugador de la plantilla.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.