La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Análisis pucelano

Óscar lidera al nuevo Pucela para tomar carrerilla

Primer duelo de pretemporada en Mondariz y primera victoria del Real Valladolid de Garitano. Óscar González lidero un partido con goles de Cayetano, Guzmán y Alfaro

Tras 20 sesiones de entrenamiento y después del primer encuentro de pretemporada ante el Athletic Club, el Real Valladolid de Gaizka Garitano disputaba su segundo amistoso de pretemporada en Mondariz ante el filial del Celta de Vigo, entrenador por Javier Torres Gómez. La prueba, de evidente menos nivel que la inicial, servía a los pucelanos para aumentar su rodaje y llevar a la práctica todos aquellos movimientos sobre los que está trabajando el nuevo cuerpo técnico. Las diferencias entre lo que propone el actual equipo de trabajo y lo que hacía hace unos meses el de Rubi son muy altas y estos encuentros ante equipos de menor envergadura ayudan para ir captando lo principal del juego de Garitano e ir creando los automatismos necesarios antes de iniciar el tramo más duro de la pretemporada, aquel que se una con el debut liguero ante el Córdoba.

Restando sesiones de preparación, irá creciendo la exigencia. El equipo se deberá pedir más y, con la llegada de todos los integrantes profesionales del proyecto, el Pucela no podrá tener muchas dudas. Para esa fase final del proyecto, Óscar González ya estará más rodado de lo visto en los primeros duelos aunque su nivel en este segundo envite de preparación haya sido diferencial. Con dos asistencias y un constante peligro en todas las jugadas ofensivas, el salmantino demuestra seguir preparado para liderar a su Real Valladolid.

El encuentro entre el Celta de Vigo B y el Real Valladolid en A Lagoa (Mondariz) que terminaba con la primera victoria blanquivioleta

Presión y fuerza pucelana
Si el pasado sábado desde el primer instante se demostraba que el Athletic iba a imponer su estilo sobre el terreno de juego de Las Llanas, en esta ocasión eran los pucelanos los que llevaban el encuentro a su territorio. Mientras los vigueses querían el balón para elaborar con él, los pucelanos presionaban y trabajan con fuerza todos los movimientos trabajados para el robo de balón que se habían trabajado en las últimas sesiones.

Con Óscar González desde el primer momento muy enchufado, el partido salía satisfactorio para los de Garitano. El equipo robaba en zonas peligrosas y generaba ocasiones de gol. En esos últimos metros, el Real Valladolid se hacía muy peligroso. Mágico González filtraba balones que golpeaban a la defensa de Torres Gómez. Dolían porque desde muy pronto un movimiento del ‘10’ blanquivioleta suponía el primer tanto del partido. Minuto diez y Cayetano Quintaba se estrenaba como goleador pucelano. El buen movimiento del punta onubense servía para iniciar la primera victoria de la era de Gaizka Garitano en el club vallisoletano.

Con el primer tanto del encuentro, el partido no cambiaría su guión. Como en la gran mayoría de los encuentros de pretemporada, el resultado no sacaba a los entrenadores de su idea. Mientras los locales buscaban avanzar con el balón, Garitano seguía pendiente del trabajo de presión y fuerza de su equipo. En ese diferente planteamiento, vigueses y vallisoletanos se intercambiaron las mejores ocasiones en los últimos 20 minutos de la primera parte. Con Marcelo Silva y Alejandro Alfaro como nombres propios en el Real Valladolid, el partido llegaba al descanso.

Sprint final
Tras el tiempo de recuperación y el cambio de Manel Royo por Marcelo Silva, la primera parte del encuentro afrontaba sus últimos 25 minutos. Hasta el minuto 70 de partido, Gaizka Garitano buscaba dar continuidad a un once de juego para, en los últimos 20 minutos, dar entrada a los jugadores del Promesas y a aquellos futbolistas con menor carga de trabajo para este primer amistoso en tierras gallegas. En el tiempo de juego hasta el cambio múltiple, el Real Valladolid pisaría el acelerador para dejar sentenciado el partido y afinar su puntería de cara a la meta rival.

De nuevo con Óscar González como protagonista, Guzmán Casaseca y Alejandro Alfaro ejercían dos golpes más al partido que resultarían definitivos. Con los tantos de los extremos, el final de los primeros 70 minutos se acercaba y lo hacía con un gesto de aprobación de Gaizka Garitano. La parte principal y fundamental del segundo amistoso llegaba a su fin y en él, el Real Valladolid salía victorioso. El equipo había ganado al filial del Celta de Vigo con las armas que el nuevo cuerpo técnico busca y bajo un trabajo y un derroche amplio.

Cambios para perder el ritmo
En el minuto 70, el encuentro terminaba debido al mazazo que supone para el ritmo de juego introducir ocho cambios. Estas permutas pucelanas, unidas a las viguesas rompieron el ritmo de un partido que tras el descanso tomaba buen nivel. Intensidad, lucha y brega de ambos equipos para mayor puntería del equipo de Segunda división. Con esos tres goles y la necesidad de todos los jugadores frescos de unos minutos de calentamiento con balón, los últimos 20 minutos de este segundo encuentro de pretemporada perdieron todo el ritmo de juego.

El partido iba muriendo minuto a minuto hasta llegar al pitido final. En ese instante, la felicidad de Garitano ya era total. El encuentro se solventaba con su primera victoria como blanquivioleta y con un buen análisis del equipo en sus premisas. Lo trabajado en los entrenamientos realizados desde el 13 de julio se vio cristalizado en el encuentro de A Lagoa. Ante un rival de inferior categoría, los pucelanos firmaron un encuentro de buen nivel con notas globales aceptables y detalles individuales que deben llevar al optimismo moderado propio de una pretemporada.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.