Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|lunes, mayo 20, 2019
Estas aquí: Home » Los fichajes, sobre el césped » Alternativa en el juego y seguridad en el vestuario
  • Sigue a LAV en

Alternativa en el juego y seguridad en el vestuario 

Samuel Llorca es un central necesario en un vestuario. Capacitado para el juego directo y líder a balón parado, genera muchas alternativas para el estilo de un equipo

Samuel Llorca, nuevo y reciente jugador del Real Valladolid, aporta alternativas al juego de un equipo. El central alicantino cumple una de las principales premisas que busca un entrenador, tener un perfil de un futbolista que se salga de los patrones que tiene el vestuario. Cuando un equipo tiene dos delanteros móviles, la necesidad es la de un punta de envergadura y que sepa fijar a las defensas rivales. En el caso de este central, que pasa a ser propiedad blanquivioleta tras su cesión de la pasada temporada, sus alternativas son la del desplazamiento en largo, la envergadura defensiva y la posibilidad del balón parado ofensivo. Durante su campaña a préstamo, el jugador ha sido secundario pero ha sabido gestionarlo y ha añadido su experiencia sobre el punto en el que más ha trabajado durante el último año: la unión y fortaleza del vestuario.

Samuel Llorca durante su presentación con el Real Valladolid el pasado verano en el José Zorrilla  (CyLTV)

Samuel Llorca durante su presentación con el Real Valladolid el pasado verano en el José Zorrilla (CyLTV)

Central de personalidad
“Últimamente en España vivimos sujetos en el mini fútbol. Queremos todo en corto y lo que se salgo de ahí, parece repudiado”. Estas palabras de José Luis Mendilibar son aplicables al perfil de Samuel Llorca, la nueva adquisición del Real Valladolid. El alicantino puede ser criticado por no destacar por una salida de balón elaborada y por no cumplir con el patrón del que se podría llamar como el central moderno, pero sus cualidades son necesarias en cualquier equipo y vitales en un proyecto de Segunda división. Su calidad para el golpe, su personalidad para el juego directo y sus cualidades para tomar protagonismo en el balón parado, gustan a todos los preparadores. De esta forma, el nuevo entrenador del Real Valladolid tendrá a un jugador de gran experiencia en la categoría pero, también, un perfil de central lleno de personalidad.

Tener un estilo propio siendo defensa central es complicado. La experiencia, los éxitos y los partidos son el único camino para adquirir el estilo que se asemeja al perfil de cada uno. Excepciones como Jesús Vallejo deben reforzar a jugadores como Samuel Llorca. Talentos como el defensa zaragozano son únicos y personalidades como la del nuevo blanquivioleta, cada vez menos comunes. Actuar con fortaleza ante un fallo como el que Samuel cometió en la ida del play-off no es fácil. Un error así debilita a muchos profesionales pero tras más de 200 encuentros en la categoría de plata, la nueva adquisición vallisoletana sabe cómo debe actuar.

Fortaleza de vestuario
Los años que ha ido viviendo Samuel en proyectos fuertes como el del Elche o los del Hércules le han enseñado que los partidos son largos. Un fallo en el minuto nueve, como ocurrió aquel, no debe sacarle del partido. En cualquier momento la oportunidad del éxito puede llegar y el jugador debe estar preparado. Es más, para Samuel el futbolista siempre debe estar preparado. En un partido y durante la temporada.

Ese objetivo a largo plazo se ha demostrado durante la temporada en la que Samuel ya ha estado vinculado con la entidad del estadio José Zorrilla. No ha sido un año fácil para él. Ha vivido a la sombra de Marc Valiente y Jesús Rueda y ha estado en el banquillo cuando su rendimiento y su estado no eran peor o, incluso, igual que el de sus compañeros.

«La alternativa defensiva que convenció a Braulio», el perfil de su incorporación •

Esa diferencia de minutos y premio no debilitó al jugador ni le generó un mal comportamiento. El ex del Celta de Vigo asumió su rol, trabajó como siempre y esperó su oportunidad. Lo hizo con el objetivo de cumplir con el Real Valladolid. La experiencia de Samuel es alta y sabe que en el devenir del equipo está su futuro. Ese horizonte del futbolista se ve ahora con otra confianza. Tras este año se ha confirmado lo que ya se presuponía tras su paso por el Deportivo Alavés. En Vitoria y en Valladolid se ha demostrado que las graves lesiones de rodilla ya son pasado para un central de alternativas y personalidad que posee muchas más cualidades de las que ha demostrado en sus primeros 24 partidos con el Real Valladolid y eso que su rendimiento ha sido tan bueno como para convencer al exigente Braulio Vázquez.