La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Iluminaciones

Determinante con el gol. El nuevo Óscar González

Con 14 goles, Óscar González ya ha igualado la mejor cifra goleadora de su carrera. Pese al buen momento en el área, su trascendencia en el juego no es determinante

• Con el tanto al Mirandés, Óscar González ha igualado su mejor cifra goleadora, conseguida en la 2011/2012.
• Pese a crear en unas cifras goleadoras históricas, el peso del charro en el juego no es el que marca su nivel.
• Para Rubi, Óscar está vive «su mejor temporada» mientras que el entorno blanquivioleta le exige mucho más.

Óscar González celebrando el gol al Mirandés (RV.es)
Óscar González celebrando el gol al Mirandés

Hace unas semanas, Rubi sorprendía en rueda de prensa al dar un titular que nadie comparte y que, posiblemente, pilló por sorpresa a todo aquel que se encontraba en la sala de prensa del estadio José Zorrilla. “Tenemos confianza en Óscar González porque está haciendo su mejor temporada”, aseguraba el preparador catalán. La sorpresa por tal afirmación llegaba al ver que sólo un sector minúsculo del entorno blanquivioleta comparte esa opinión. Evidentemente, el salmantino se encuentra en una campaña muy goleadora pero nunca en la mejor de su ya larga trayectoria. El pasado sábado, con su gol al Club Deportivo Mirandés, el ‘10’ blanquivioleta igualaba el mejor dato goleador de su carrera, aquel que data de 14 goles y que firmó en la campaña 2011/2012. En ella, con 13 goles ligueros y uno más en el play-off, el salmantino creó una temporada brillante. Goles y asistencias, como esta temporada, pero, también, líder del juego ofensivo del equipo.

Aquel año en el que el equipo ascendió de categoría con Miroslav Djukic, ‘Mágico’ estuvo determinante en todas las facetas del juego, no sólo en la del gol. Actualmente, el canterano sobrevive en el once gracias a los goles que hace y crea. Asumiendo la responsabilidad desde los once metros y aprovechando los minutos que vive en el último cuarto del campo, el salmantino es feliz con el gol.

Óscar celebra sus tantos y con ellos vive motivado. Con el balón, no tanto. Esta temporada, el charro no está siendo determinante en el juego. Asiste, es verdad. Se trata del mayor asistente del equipo pero su relevancia sobre el esférico, lo que a él realmente le gusta, no es elevada. Casi desaparecido en esas funciones de crear y elaborar, la temporada del jugador está unida al gol pero no a la calidad de su juego. Ser actualmente el sexto máximo goleador de la categoría no es un premio insignificante. Con él, muchos jugadores ya tendrían cubiertas sus exigencias para la temporada. Óscar González, no. Él quiere más. Pide más y, a su vez, se le exige mucho más. Su calidad merece ser analizada no sólo por sus goles. Su juego, su calidad y su determinación son, también, determinantes. Ahí está el lujo del ‘10’ del Real Valladolid.

Una “discreta” temporada
Resulta sorprendente y hasta grotesco afirmar que un futbolista que ha anotado 14 goles y ha asistido en ocho ocasiones está realizando una temporada “discreta” pero ésta es una reflexión muy escuchada en el estadio José Zorrilla. Al salmantino se le exige mucho, quizás demasiado, y se dejan a un lado las estadísticas que en otras circunstancias sería suficientes para salvar a un futbolista.

[quote style=»3″]El Real Valladolid tiene un grandísimo futbolista como Óscar. No pasan los años por él.
Pepe Mel, entrenador del Real Betis, al ser cuestionado sobre lo mejor del Real Valladolid [/quote]

Es evidente que Óscar no está siendo ese jugador de temporadas atrás. Quizás es porque su fútbol ha cambiado o porque Rubi le está pidiendo otro estilo a su juego. Sea por un motivo o por otro, lo que está claro es que los años pasan y el desgaste empieza a hacer mella. Óscar, quizás, ya no tiene la fuerza necesaria para liderar el juego. Puede haber llegado el momento de buscar otra referencia en la creación de juego y olvidarse del charro como la opción ofensiva de todos los movimientos. Obviando esas exigencias que, quizás, son desmesuradas, el equipo encontrará nuevos líderes. Serán futbolistas con aire fresco que harán un nuevo fútbol que se acoplará a la perfección a un jugador con un gran olfato goleador y una capacidad para definir y llegar al área únicas.

Los datos sobre el gol que está dejando ÓSCAR GONZÁLEZ durante esta temporada con el Real Valladolid

Gracias a esas cualidades del ‘10’en los últimos metros, el Real Valladolid está luchando por el ascenso directo a nueve jornadas del final. Pese a que las sensaciones que deja el jugador en el césped es que su juego no es como el de otras temporadas, su relevancia es igual o mayor. Antes era en el fútbol, ahora en el gol. Por mucho que se pida su cabeza, sin él, el éxito es imposible. Así lo marcan los dos goles que se han anotado sin él en el terreno de juego. En los 350 minutos que el jugador se ha perdido durante la temporada, el equipo sólo ha conseguido anotar un gol en la goleada ante el Fútbol Club Barcelona B y otro de penalti en Montilivi. Un bagaje muy pobre para un equipo que parece que puede vivir sin Óscar mucho más de lo que los datos afirman.

Sin Óscar, no hay gol
Obviando esos comentarios y reflexiones que existen alrededor de Óscar y que invitan a pensar que su rendimiento está siendo débil esta temporada, se encuentran números trascendentales que demuestran que su trabajo y relevancia en el equipo son vitales. El ‘10’ pucelano ha anotado 14 goles y ha asistido en ocho ocasiones a sus compañeros. Es decir, Óscar ha participado directamente en 22 goles del Real Valladolid. Teniendo en cuenta que el equipo ha conseguido 50 goles ligueros, el peso de Óscar en el gol del equipo es del 44%. Qué brutalidad.

Sólo él ha conseguido ser determinante en casi la mitad de los goles que ha anotado el Pucela en las 33 jornadas disputadas. Estos datos hablan de un Óscar González vital. Como siempre. Es cierto que su juego no es el de otras temporadas. Le cuesta asumir galones, físicamente, quizás, no está en su mejor momento o, puede, que aún esté pagando las debilidades y rencillas de la temporada pasada. Pese a todas estas opciones, la realidad es que el salmantino sigue siendo un jugador capital para los éxitos del club. En sus botas, ya sea en juego o, en este caso, en goles, están muchas de las opciones del equipo de Rubi de conseguir el asenso. Así, y como siempre, Óscar es ‘Mágico’ en el Real Valladolid por méritos propios.

𝟭𝟵𝟴𝟴. 𝘗𝘦𝘳𝘪𝘰𝘥𝘪𝘴𝘵𝘢 𝘥𝘦𝘱𝘰𝘳𝘵𝘪𝘷𝘰 𝘺 𝘦𝘯𝘵𝘳𝘦𝘯𝘢𝘥𝘰𝘳 𝘜𝘌𝘍𝘈 𝘗𝘙𝘖. Creo que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 llevo entrenando equipos y escribiendo sobre cómo entiendo este deporte