La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Táctica Pucela

Johan Mojica, «un chollo» para basar este Pucela

Johan Mojica vive un extraordinario momento de forma y confianza del que el Real Valladolid se está sabiendo aprovechar. Su velocidad, básica actualmente para Rubi

• En La Romareda se volvía a demostrar que Johan Mojica es actualmente básico para el juego blanquivioleta.
• Óscar González le ha definido como «un bólido muy rápido» que «centra bien» y que está «en buen momento».
• La velocidad del extremo colombiano resulta vital en los últimos planteamientos de Rubi: goles y asistencias.

Johan Mojica celebra el importante gol que anotó al Girona a comienzos del mes de noviembre (RV.es)
Johan Mojica celebra el importante gol que anotó al Girona a comienzos del mes de noviembre (RV.es)

Rubi, en la previa a la visita blanquivioleta a La Romareda, analizaba la cuestión principal que tiene actualmente el Real Valladolid y que no es otra que saber cómo colocar a los jugadores que posee en el mejor sistema posible. Bajo la reflexión de que «este equipo no tiene un problema de sistema de juego sino que tiene un problema de adaptar las características de cada jugador a un sistema», el ex del Girona demostraba la exigencia que tiene semanalmente para sacar todo el rendimiento de sus jugadores y encontrar el éxito global. En definitiva, encontrar ese “equilibrio” tan de moda ha puesto Carlo Ancelotti en el fútbol actual.

Las dudas parecían muy altas en la previa a visitar Zaragoza pero desde el primer minuto del duelo en la capital aragonesa quedaron olvidadas. Viendo cómo el equipo saca el máximo rendimiento posible a Johan Mojica quedaba claro que el cuerpo técnico que lidera Rubi había adaptado las características de los jugadores que actualmente son más decisivos a un sistema de juego con concreto.

Sin delantero centro, Óscar González es la referencia. Se le eliminan las exigencias defensivas al salmantino y a sus dos compañeros de ataque [IMAGEN 2]. Tanto Mojica como Jeffren están casi liberados de trabajo en campo propio. Eso sí, en el rival deben ser directos, profundos y decisivos. Bajo estos criterios y exigencias se puede definir el partido de Johan Mojica en Zaragoza. El futbolista cedido por el Rayo Vallecano estuvo a un nivel brutal en la demostración más palpable de que Rubi ha encontrado el sistema perfecto para las cualidades y pretensiones actuales de un Real Valladolid en el que Johan Mojica es básico o “un chollo”, como dice Óscar González.

Objetivo directo
Encontrada la fórmula para dar entrada a todos los futbolistas y que tan buen resultado dio en la goleada ante el Fútbol Club Barcelona B, Zaragoza era un buen lugar para repetirla. En tierras mañas se vio que el sistema había sido perfeccionado para convertirse en teledirigido. Desde el primer instante se apreció cómo desde el centro del campo y, sobre todo, David Timor [IMAGEN 4], buscaba el carril zurdo del ataque blanquivioleta donde una y otra vez rompía Mojica. Constantemente, el colombiano buscaba las cosquillas a la defensa aragonesa y el Real Valladolid centraba su juego en ese carril. Como demostraría el análisis del partido [IMAGEN 1], el Pucela basó su planteamiento en esa zona, aquella que en el primer minuto de partido fue el inicio del primer gol.

Antes del primer gol de Óscar en Zaragoza, David Timor había recibido un balón en el centro del campo. Después de girar, girar y seguir girando para colocar el cuerpo hacia el costado izquierdo, llegaba el pase en profundidad que iniciaría la jugada que terminó en el 0-1. El valenciano tenía claro el objetivo y no repararía en movimientos para buscar a Mojica. Era sólo el minuto 1 pero el Real Valladolid ya buscaba ese filón que encontraría en la espalda de José Fernández durante los primeros 45 minutos.

Johan Mojica era el hombre del partido. Daba salida a todos los balones del centro del campo y creaba un alto porcentaje de las jugadas de peligro totales que el Real Valladolid hizo en Zaragoza. Firmaba un número tan alto por el buen momento que vive pero, sobre todo, por la confianza que la plantilla tiene actualmente en él. Tras un comienzo dudoso, los dos últimos partidos del Real Valladolid le han dejado en un escalón muy importante. Ahora todos lo ven como un estandarte del equipo. Lo difícil es poder pararle.

Un bólido analizado
Su juego no tiene misterio. Como ha repetido Óscar González desde el domingo, “es cuestión de tirar el balón y que corra porque va a llegar”. Llega siempre porque “es muy rápido” para añadirle el aspecto positivo de que “centra bien”. En definitiva, “es un bólido” que todos los equipos van a tener muy vigilado en los próximos duelos pero al que es muy difícil parar. Su sencillez para jugar es alta. Sus movimientos están marcados y definidos pero ante un futbolista capaz de recorrer los 100 metros en 10,04 segundos, la dificultad para hacerle frente es altísima y ahí basa el Real Valladolid gran parte del fútbol actual que propone Rubi, aquel capaz de golear al Fútbol Club Barcelona B y romper una racha de cinco partidos sin perder de un club como el Real Zaragoza.

IMAGEN 1  – Juego en Zaragoza | Vía RealValladolid.es
IMAGEN 2 – Estilo marcado | Vía MourinhoTacticalBoard
IMAGEN 3 – Rupturas en banda | Vía MourinhoTacticalBoard
IMAGEN 4 – Objetivo del equipo | Vía MourinhoTacticalBoard
1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.