La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Sin categoría

Una caída libre que elimina todas las excusas

Nueva derrota (1-0) de un Real Valladolid que sigue en caída libre y suma cuatro semanas sin ganar • El CD Leganés superó al Pucela en una tristísima segunda parte

La infografía sobre la derrota (1-0) del Real Valladolid contra el C.D. Leganés, con JOHAN MOJICA como protagonista

El fin de las excusas, de los parches, de las justificaciones o de los aspectos positivos del Real Valladolid, según se quieran ver, ha llegado. Con la derrota ante el Club Deportivo Leganés, el equipo de Rubi ya no puede evitar el término crisis de su actualidad. Con cuatro semanas consecutivas sin ganar, dos derrotas seguidas y sólo dos puntos de los últimos 12, la caída libre del Real Valladolid es tan evidente que elimina todas las excusas posibles. Lo más negativo y preocupante de la actualidad blanquivioleta no son los resultados, que ya venían siendo preocupantes, sino las sensaciones. En el estadio de Butarque, el equipo pucelano no apareció. Los madrileños superaron a los pucelanos en un partido que pudo ser más doloroso de no ser por la gran actuación de Javi Varas.

El sevillano salvaba en más de una ocasión del partido pero no era suficiente. Sus actuaciones habían valido en semanas anteriores pero ya no. El equipo necesita gol, juego y ocasiones y, en muchas fases del partido, carecía de todas ellas. Los futbolistas de Rubi nunca consiguieron imponer su juego ni su supuesta superioridad creada por una mejor plantilla, un presupuesto mayor y la diferencia clasificatoria.

Pese a todos los condicionantes que previamente apuntaban al Real Valladolid como el favorito para la victoria, el Club Deportivo Leganés se impuso con calidad, criterio y solvencia. Los de Rubi, que no disputaron una gran primera parte, terminaron cayendo en unos segundos 45 minutos de horror. Sin ocasiones, ni acercamientos ni sensación de peligro, el Pucela naufragó en Butarque con el reflejo claro de que en su actualidad hay oscuridad, muchos temas que tratar para solucionar un futuro que evite que la sangría de puntos siga arrastrando este proyecto.

Un Jeffren Suárez sin acierto
En la previa el Real Valladolid era gran favorito para la victoria. Pese a que ambos equipos llegaban al duelo con una mala racha de resultados, la mayor envergadura del equipo blanquivioleta le hacía candidato a terminar con tres semanas sin victoria. La idea era una pero la realidad, desde bien pronto, fue otra. En poco más de diez minutos, el equipo blanquiazul ya se había acercado a la meta de Javi Varas en dos ocasiones.

Sin excesivo peligro pero con mucho realismo, los locales comenzaban mandando en el partido y ejerciendo de líderes del juego. Imponían su estilo gracias a la fuerza y la confianza que mostraban desde el pitido inicial. Ellos dominaban el juego y el balón estaba más tiempo en el campo blanquivioleta que en el suyo. Ante esta opción, el Real Valladolid tendrían sus opciones, que pasarían por el contragolpe. Gracias a la velocidad, Zakarya Bergdich y, sobre todo Jeffren Suárez podrían haber adelantado al Real Valladolid.

Por momentos, el equipo de Rubi parecía cómodo ante esta propuesta del Leganés. «Ellos el balón y nosotros el contragolpe», debieron pensar. Para la primera parte, sin cambios ni correcciones fuertes del cuerpo técnico, éste parecía el mejor plan para llegar a la meta del Leganés. Velocidad que Jeffren buscaba como referencia y que Bergdich y Mojica acompañaban por los extremos. Tristemente, y pese a tener ocasiones para adelantarse en el marcador, el plan blanquivioleta hizo aguas aunque no con la brutalidad de lo que estaba por llegar.

Desastre total
Tras adaptar el partido al contragolpe, el intermedio serviría para juntar ideas e intentar que el Pucela volviera a ser el dueño del balón. La idea principal de este equipo se debe sobreponer al resto y más ante una situación tan mala como la actual. Para salir de una racha de tres semanas sin ganar, la mejor vía es ser el Real Valladolid que se lleva creando desde el 10 de julio pero de ese Pucela no se vería nada en toda la segunda parte.

JOHAN MOJICA es el personaje destacado del partido ante el C.D. Leganés

El equipo blanquivioleta estuvo superado en toda la segunda parte. Desde el inicio y hasta el final del partido, las ocasiones fueron locales. El gol de Borja Lázaro en el minuto 74 fue el único pero por juego y acercamientos pudo ser el segundo o el tercero y, también, el primero de un pequeño listado. Antes del gol, el Real Valladolid estaba roto y después del 1-0, triste y descompuesto. No era su día.

Sustituciones vacías
El equipo no se encontraba y Rubi, desde el banquillo, quería darle un aire nuevo. En muchas ocasiones las sustituciones sin explicación del entrenador no tienen justificación pero el cuerpo técnico blanquivioleta vio aspectos que mejorar con la entrada de Carlos Peña y Álvaro Rubio. Por número se perdía en ataque pero, según los que mejor conocen a los futbolistas, se ganaba en dominio del balón y profundidad por banda.

Tristemente, las tres sustituciones no aportaron nada. El Real Valladolid era un equipo muy largo, con poca confianza y que generaba muchos metros a sus espaldas y entre las líneas defensivas. El día no era el blanquivioleta y los de Rubi tuvieron que claudicar para seguir en su caída libre. Con esta nueva derrota, los pucelanos pierden en todos los sentidos. La confianza sobre el proyecto se ve tocada, la cordialidad sobre algunos jugadores, también, y la ilusión se reduce en franjas demasiado elevadas. Por suerte, una victoria liguera cambiará todo, aunque un buen duelo copero el martes, también servirá para restar dramatismos. Toda ayuda, será bien recibida en un vestuario blanquivioleta falto de confianza.

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.