La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Sin categoría

Sólo una hora no basta para «comerse» a un líder

Un Real Valladolid muy convincente en la primera hora de juego se diluye y termina perdiendo (1-2) ante Las Palmas • Segunda derrota del año y primera como local

La infografía sobre la derrota (1-2) del Real Valladolid ante la U.D. Las Palmas, con OMAR RAMOS como protagonista

“Si jugamos así el domingo, nos los comemos”. Las palabras que Rubi pronuncia a sus jugadores durante el entrenamiento del pasado miércoles, y que Javier Heredero contaba en Radio Marca Valladolid, no han sido suficientes para ganar a la Unión Deportiva Las Palmas y, ni tan siquiera, para puntuar ante el equipo canario. Seguramente, ese ritmo y ese juego que el técnico catalán elogiaba en dicha sesión de entrenamiento se plasmaron en el partido pero no en toda su extensión y sí durante 60 minutos. Tras ellos, el Pucela se diluyó, la Unión Deportiva Las Palmas se creció y los de Paco Herrera dieron la vuelta al marcador.

Hasta ese cambio de dinámica, producido por el penalti que cometía Carlos Peña y que llevaría al empate, el Real Valladolid disputó una de las mejores fases de la temporada. Muy seguros en su campo, muy fiables en la salida de balón y con mucha fuerza en el inicio del campo rival, los vallisoletanos firmaban un buen inicio de partido. Solamente la falta de acierto, las malas decisiones finales y un mejorable cambio de ritmo en el último cuarto de campo, dejaban al equipo sin opciones de gol hasta el final de la primera parte.

Antes del descanso, Óscar Díaz adelantaba al Real Valladolid para que éste pudiera comenzar el segundo acto con el mejor despliegue de juego de la temporada. Los primeros 15 minutos de la segunda parte deben ser analizados, detallados y elogiados. Pese a no firmar una ampliación del marcador, los de Rubi dejaron grandes esperanzas en el aficionado local. Ilusión y elogios que no deben eliminarse por completo por lo acontecido tras él. El mencionado penalti de Peña cambió el partido y los canarios superaron al Pucela con un punto más de velocidad y un acierto anhelado por el Real Valladolid desde hace varias semanas.

Un atractivo partido
Durante la semana todos los protagonistas se intercambiaban elogios. Unos hablaban del gran juego del rival mientras los otros elogiaban la calidad de la plantilla con la que se enfrentarían en la mañana del domingo. Todos coincidían en calificar el duelo como el mejor de la jornada y el enfrentamiento entre “los dos mejores equipos de la categoría”, como aseguraba Óscar González. Las expectativas estaban en todo lo alto y el encuentro, desde el principio, no defraudaba. Ambos equipos salían al húmedo terreno de juego del estadio José Zorrilla con sus virtudes y el juego ofensivo que les caracteriza como gran valedor.

El objetivo de ver un duelo de tú a tú se cumplía desde las primeras ocasiones y, lo mejor de todo, se presuponía que el partido crecería por las intenciones de ambos. El registro de que en los primeros 32 minutos sólo se realizaran seis faltas hablaba muy bien del espectáculo que tanto blanquivioletas como amarillos querían realizar.

Con estos patrones y las ocasiones de unos y de otros, el partido ganaba en intensidad y brillantez pero no crecía en el marcador. Los pucelanos, muy acertados en el primer cuarto del campo rival, fallaban en los últimos metros y el dominio del balón y la fuerza para el contragolpe se esfumaban a la hora de definir. Ahí, los de Rubi perdían toda su fuerza pero se mostraban más seguros que los visitantes. La Unión Deportiva Las Palmas llegaba los últimos minutos de la primera parte con poca gasolina y mucha cansancio mental por lo que el descanso era necesario para sus intereses.

Premio individual y global
Por fortuna para los locales, ese cansancio canario se notaría en el tanto de Óscar Díaz. Jeffren supo romper en velocidad para buscar el hueco que el madrileño se había ganado en la banda izquierda. Con los amarillos algo más rotos de lo esperado, el Real Valladolid conseguía adelantarse en el marcador poco antes del descenso. El ‘7’ pucelano conseguía ver recompensado su trabajo de las últimas semanas de la misma forma que el Pucela conseguía ver plasmados sus buenos minutos y su enorme intensidad ofensiva.

OMAR RAMOS es el personaje destacado del partido ante la U.D. Las Palmas, en la jornada número 14
OMAR RAMOS es el personaje destacado del partido ante la Unión Deportiva Las Palmas

Tras el segundo gol del delantero blanquivioleta se llegaba al descanso y al Real Valladolid le sentaba de lujo. Con la inercia del tanto, el trabajo del vestuario y la entrada de Johan Mojica, el estadio José Zorrilla viviría los mejores minutos de su equipo. Un cuarto de hora lleno de calidad, superioridad y repleto de ocasiones claras de gol. Hasta cuatro acercamientos de peligro firmaron los pucelanos en el inicio de la segunda parte. En ese tiempo, el Pucela firmaría un tramo esperanzador que se terminaría de la forma más brusca: con el tanto de empate amarillo y el intercambio de papeles entre los contendientes.

Derrumbe total
La desilusión por el penalti cometido era muy alta en el minuto 62 pero, en ese momento, pocos podrían suponer el giro tan radical que daría el partido. El Real Valladolid se vendría abajo y Las Palmas se crecería. Pese a que los pucelanos nunca dieron la imagen de querer firmar el empate, tampoco mostraron ni ideas ni fuerza ni convicción para poder encontrar el tanto de la victoria.

Los de Rubi no encontraban el camino pero los canarios sí lo harían. Un mejor manejo del banquillo y de los recursos de Paco Herrera dejaban a los canarios en mejor predisposición para el intercambio final que firmaría Vicente Gómez en el minuto 78. Tras el 1-2, el Pucela se diluiría mucho más de lo que ya lo había hecho en el último cuarto de hora para ni tan siquiera llegar a rozar la meta de Casto.

Así, con el resultado ya inamovible, los últimos 30 minutos no deben eliminar las buenas esperanzas del juego del Real Valladolid. Ante un rival de la entidad de Las Palmas, el equipo dispuso de grandes fases y tramos nunca vistos en la temporada. Es cierto que ante un líder como éste no vale sólo con una hora de gran juego pero sí que sirve para seguir creyendo en una base de trabajo y fútbol que dará sus frutos si el fútbol premia mínimamente la idea futbolística de este proyecto y su evolución en tramos tan grandiosos como los primeros 15 minutos de la segunda mitad.

«Desde la grada de Zorrilla», por Enrique Álvarez Herrero (@EnriqueAH10)
1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.