La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Desde la grada de Zorrilla

Anduva deja al Pucela compartiendo el liderato

Partido flojo de un Real Valladolid que se mantiene en puestos de ascenso directo junto a Las Palmas. Javi Varas, con dos grandes intervenciones, salvó el punto

 «El efímero liderato de un Real Valladolid sin brillo» || Crónica del empate en Anduva

Cuando te hablan de Miranda de Ebro siempre salen los nombres del puente de Carlos III, del casco viejo o de las fiestas de San Juan del Monte pero, sobre todo, sale uno a la palestra destacando por encima de todos los demás: Anduva. El terreno de juego burgalés es, con diferencia, lo que más ha dado a conocer a Miranda de Ebro. En él, las gestas cual batalla del Cid Campeador, se cuentan una detrás de otra y sino que se lo digan a unas cuantas escuadras de Primera división hace pocos años en la Copa del Rey. Este pasado sábado, el líder de la ‘Liga Adelante’, acompañado de un gran séquito que no paraba de animar en todo el partido, comprobó que las leyendas sobre dicho campo son ciertas. Una batalla en forma derbi regional con muchas diferencias en la clasificación pero que se igualaron con el factor Anduva. Flojo partido de los de Rubi que side no ser por Javi Varas se hubieran vuelto de vacío. Empate (0-0) lo que provoca que 25 puntos de 36 no sean suficientes para mantener la primera posición de la división de plata del fútbol español.

Timor durante el partido en Miranda (RV.es)
Timor durante el partido en Miranda de Ebro

Los equipos ya conocen al Real Valladolid
En las primeras jornadas ligueras todo es nuevo y este año en el plantel blanquivioleta mucho más. Con entrenador y cuerpo técnico de estreno, ni los propios aficionados pucelanos se podían hacer una idea de cómo iba a jugar el equipo. Factor vital para que los rivales tarden un tiempo en dar con la tecla de cómo plantear los partidos ante el Real Valladolid. Dejando a un lado el tropiezo en Lugo, los planteles visitantes tenían suficiente con encerrarse atrás y buscar esporádicamente oportunidades que casi nunca encontraban el fruto del gol. Dentro de este saco hay que meter a plantillas de la talla de la Sociedad Deportiva Ponferradina y el poderoso Real Betis. Pero después de tres meses de curso liguero y tras once jornadas disputadas se reconocen los pocos puntos débiles del plantel y eso el Club Deportivo Mirandés lo quería y lo supo aprovechar.

Con una buena presión a los centrales y escondiendo a los centrocampistas, el equipo visitante pagaba un peaje muy caro en la primera mitad. Con el cambio de Samuel Llorca por Guille Andrés, se tocaban muchas piezas del Real Valladolid. Estas permutas le hacían mejorar mínimamente el juego del equipo pero en la tarde del sábado la actitud no era la de jornadas atrás. Finalmente, el premio fue de un punto que según como se mire sabrá a gloria o la pérdida de dos puntos lo amargará en exceso.

Sin timoneles se complica la cosa
A cualquier equipo que le guste el buen trato del balón, los mediocentros son parte fundamental. En todos y en cada uno de los encuentros que ha disputado el conjunto violeta en este curso, la mayoría de las flores se las han llevado los cuatro centrocampistas del equipo. El dominio del esférico y de las ocasiones eran la seña de identidad de los pupilos de Rubi.

En Anduva André Leão y David Timor, a priori los dos que van a tener un rol más importante en su puesto este año, eran los encargados de llevar a buen puerto la nave albivioleta. Los elegidos por el míster catalán para crear el juego morado y apagar posibles fuegos. Finalmente, ni una objetivo ni otra. Muy superados por los jugadores de Carlos Terrazas, más en el primer acto que en el segundo, ninguno de los dos fue capaz de crear el juego que tienen acostumbrados a toda la parroquia pucelana. La marca Joan Francesc Ferrer de la posesión y el control de los partidos no pudo reflejarse en el terreno de juego ni por parte del portugués ni por la del español.

Un Javi Varas salvador
Desde los inicios de la era Rubi se decía que Dani Hernández no iba a ser el portero titular del Real Valladolid para esta campaña 2014/2015 y la urgencia de fichar a un portero de garantías cobraba más fuerza a medida que pasaban los días. Finalmente el elegido fue el exsevillista Javi Varas, arquero de Primera división para un equipo de Segunda división.

Con unos inicios un tanto titubeantes, con una jugada de penalti y expulsión incluida, la confianza y el buen hacer en momentos de peligro le han dado las llaves de la portería pucelana de manera indefinida. En Miranda de Ebro, con dos intervenciones de mucho mérito a sendas jugadas a balón parado, el de Pino Montano cerraba la posibilidad de cualquier victoria local. Sólo con nueve goles en contra, hacen del Real Valladolid el equipo menos goleado de la categoría junto con el Sporting de Gijón, y una parte vital de todo eso la tiene el guardameta hispalense.

«Desde la grada de Zorrilla», por Enrique Álvarez Herrero (@EnriqueAH10)