La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Chus Herrero, nuevo jugador del Real Valladolid

Las dificultades de Chus Herrero para ser regular

Desde el salto profesional, Chus Herrero ha sufrido dificultades para ser un futbolista fijo en sus equipos. Las lesiones siempre han lastrado al defensa maño

• Durante la pasada campaña el central zaragozano se perdió más de 20 partidos por diferentes molestias.
• En las seis campañas consecutivas en Segunda división sólo en dos de ellas disputó más de 30 encuentros.
• En la temporada 2011/2012 vivió su año de más protagonismo y con menos lesiones. Un total 34 partidos.

Chus Herrero, nuevo jugador pucelano, en un partido con el Girona en La Romareda (Vavel)
Chus Herrero, nuevo jugador pucelano, en un partido con el Girona en La Romareda (Vavel)

Una elongación en su rodilla izquierda en 2006, un fuerte traumatismo que requirió de cirugía en 2011, una operación para eliminar un hematoma en el muslo a comienzos del año 2013 y diversos problemas en la rodilla al inicio de la pasada temporada son el historial de bajas más importantes de Chus Herrero, nuevo jugador del Real Valladolid. Todas estas dolencias, sumadas a diversos problemas musculares con los que el jugador ha tenido que convivir desde su debut en el mundo profesional, le han impedido ser un futbolista con unas grandes cifras de juego en todos los equipos en los que ha estado.

Todas estas dolencias han imposibilitado al defensa zaragozano poder realizar varias campañas en la que disputar más de 30 partidos. En realidad, sólo en dos de las seis temporadas que lleva de forma consecutiva en la categoría de plata, el nuevo blanquivioleta ha desplegado su juego en una treintena de ocasiones. 

45 partidos en dos años
Curiosamente, fue un aceptable número de partidos y un buen nivel mostrado en El Cartagonova lo que valieron para que Chus Herrero firmara un contrato de dos temporadas por el Girona. En Montilivi, el nuevo jugador blanquivioleta demostró gran juego pero en pocos partidos. Sobre todo en la segunda campaña, la pasada. En el curso que acaba de finalizar, diversos problemas de rodilla y sus recaídas dejaron la carta de presentación del jugador en sólo 13 partido oficiales, 12 ligueros y uno copero.

A la pobre cifra de la 2013/2014 hay que unir los 32 partidos disputados con Rubi como entrenador. Con el nuevo técnico del Real Valladolid, Herrero pudo disputar una de esas dos campañas de mucho protagonismo. En ella, el éxito total casi llega porque el Girona rozó el ascenso a Primera división. En la final del play-off los gerundenses se despidieron de sueño y con él se marchaba un magnífico año en el que el nuevo jugador pucelano demostraba nivel y continuidad en el juego.

La presión del ascenso
En ese casi ascenso del club rojiblanco, el zaragozano vivió una temporada inolvidable, casi más que en la 2008/2009 cuando ascendió con el Real Zaragoza. Aquel año, pese al éxito grupal, el defensa no vivió una buena campaña. La presión por el ascenso que se vivía en La Romareda le hizo ser poco regular en el juego. Lo curioso de sus estadísticas aquel año es que de los 18 partidos que disputó como titular, sólo completara 10. Por decisiones técnicas pero, sobre todo, por dolencias musculares, Chus Herrero fue sustituido por Marcelino García Toral en casi la mitad de las ocasiones en las que formó como titular en aquella campaña.

Dejando a un lado las cifras de aquella campaña, en la que jugó un total de 22 partidos y más de 1.500 minutos, el nuevo defensa pucelano cerró la temporada con el ascenso de categoría, objetivo que se vuelve a marcar para este nuevo contrato que firma en su carrera.

Click en LA FICHA para ver el especial del fichaje sobre el defensa zaragozano
Click en LA FICHA para ver el especial del fichaje sobre el defensa zaragozano
1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.