Warning: Use of undefined constant PLUGIN_URL - assumed 'PLUGIN_URL' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/24/d474973846/htdocs/wp/wp-content/plugins/mnky-google-fonts/google-fonts.php on line 61

Warning: Use of undefined constant PLUGIN_PATH - assumed 'PLUGIN_PATH' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/24/d474973846/htdocs/wp/wp-content/plugins/mnky-google-fonts/google-fonts.php on line 62
Manucho regala aire al equipo y sueño a la afición | La linterna de Ángel Velasco
Desde el 20 de febrero de 2007 acompañando al Real Valladolid con mucha opinión|domingo, julio 21, 2019
Estas aquí: Home » Análisis pucelano 2013/2014 » Manucho regala aire al equipo y sueño a la afición
  • Sigue a LAV en

Manucho regala aire al equipo y sueño a la afición 

Manucho certifica una gran  victoria blanquivioleta (1-0) sobre la U.D. Almería • El delantero angoleño firma el tanto de un partido con claro color blanquivioleta

Manucho, protagonista de la victoria, celebra el tanto a la U.D. Almería (RealValladolid.es)

Manucho, protagonista de la victoria blanquivioleta, celebra el tanto a la U.D. Almería (RealValladolid.es)

“Nosotros debemos trabajar para conseguir los objetivos. La afición puede y debe soñar pero nosotros no. Debemos trabajar y trabajar”. Las palabras de Diego Pablo Simeone hace pocas semanas sobre los objetivos del Atlético de Madrid las ha llevado Manucho al seno del Real Valladolid. El tanto del futbolista angoleño sobre la Unión Deportiva Almería regala un balón de oxígeno al vestuario blanquivioleta, que gana en tranquilidad durante, al menos, una semana, y premia a la afición con el sueño de una salvación que sigue pareciendo complicada pero por la que el Pucela luchará hasta el último segundo de la temporada.

El solitario tanto del delantero angoleño rompía diferencias a los pocos minutos de partido y dejaba al Real Valladolid ante uno de los mejores tramos de juego de la temporada. Juan Ignacio y los suyos trabajaron en los primeros 45 minutos por una tranquilidad en el marcador que no llegaría. Pese a los acercamientos de Javi Guerra, Óscar González o Daniel Larsson, Esteban, cancerbero del Almería, sería el más destacado de los andaluces. El veterano cancerbero frenaba un ímpetu blanquivioleta que digería bien la presión de un partido tan importante para terminar manejando a la perfección un encuentro que sólo vio peligrar en una ocasión con un acercamiento de Aleix Vidal.

Terminando en superioridad numérica pero con un resultado corto por el trabajo realizado y las ocasiones generadas, Juan Ignacio y sus jugadores firmaban la sexta victoria de la temporada para vivir una semana tranquila antes de recibir al Valencia en el estadio José Zorrilla y hacer de la fortaleza del estadio José Zorrilla el camino para conseguir la ansiada salvación de categoría.

30 minutos mágicos
En un inicio de partido se ven las intenciones de un equipo y de otro. Es posible que los derroteros del partido lleven a un camino diametralmente opuesto al marcado pero en los instantes iniciales se aprecia qué quiere un equipo y cómo lo quiere conseguir. Si ante el Fútbol Club Barcelona se veía que los de JIM querían pelear, estar juntos y salir a la contra, ante la Unión Deportiva Almería se veía que todo pasaba por ser ambicioso, presionar en el campo el rival y conseguir sorprender por banda.

El camino era de pizarra pero la intensidad de cabeza. Ambos objetivos se consiguieron y el Pucela firmaba 30 minutos iniciales de gran belleza. Intensos, generando ocasiones y destacando línea por línea. Desde las llegadas por sorpresa de Carlos Peña en un costado y Antonio Rukavina en el otro, hasta el entendimiento de la dupla ofensiva formada por Manucho y Javi Guerra. Todo ello sin dejar de lado la continuidad del gran momento de Álvaro Rubio y la mejora de las prestaciones de Víctor Pérez. Juntos, en el centro del campo, los dos futbolistas manejaban al Real Valladolid e intentaban aprovechar la profundidad del costado diestro de Larsson y el juego interior de Óscar González.

Con toda la maquinaria funcionando a pleno rendimiento, el Real Valladolid firmaría uno de sus grandes partidos. Juego rápido, directo a los costados y en el que se generaba ocasión tras ocasión. El Real Valladolid no paraba y quería aumentar la distancia creada por Manucho a los cinco minutos. Se intentaba pero no se conseguía. Ni Javi Guerra, ni Óscar González ni Larsson. Ningún blanquivioleta conseguí romper nuevamente a un Esteban tan motivado como unos pucelanos que supieron asumir la presión del partido para firmar una mañana con 30 minutos de aire fresco de confianza para los profesionales y sueño para el aficionado.

Susto inicial
Tras un inicio de partido brillante del Real Valladolid se llegaba al descanso con  un escaso 1-0. Una renta muy pequeña que con cualquier fallo podría quedar noqueada. Podría y casi pudo estarlo. Al comienzo de la segunda parte el Almería llegaría y casi conseguiría en un único disparo lo que al Pucela le había costado mucho más. El susto de Aleix Vidal reforzaba a un Pucela que pese al empuje que intentarían los de Francisco tendría ocasiones para cerrar el partido pero como tanto se escuchaba en el José Zorrilla en el tramo final, “sin sufrimiento no sabe igual”.

Ese sufrimiento llegaría no por ocasiones del rival sino por fallos pucelanos. Óscar y Javi Guerra tuvieron en sus pies la firma final pero el segundo tanto se resistiría hasta el pitido final. La buena versión del Real Valladolid sólo encontraría la recompensa de gol en una ocasión. Esfuerzo suficiente para llevarse los tres puntos y respirar pero cuestionable para conocer por qué se sufre innecesariamente y se ponen en riesgo puntos vitales. Seguramente el motivo está única y exclusivamente en la realidad de un Pucela mermado que lucha ante muchos frentes y con una munición escasa y débil. Pese a todo ello, los tres puntos son oxígeno para el equipo y sueño para la afición. Ambos tienen su premio y lo comparten con el otro con la idea de que con ese binomio salga la receta para la victoria final.