La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

El personaje de la jornada 2012/2013

Lluís Sastre ejemplifica la impotencia pucelana

Lluís Sastre, en su regreso al once titular, combina un partido irregular. Perdido en funciones ofensivas y de banda, mejoró al recuperar la zona de sus funciones

¿Por qué es Lluís Sastre el personaje del partido ante el Sevilla F.C.?

• El futbolista mallorquín disputó 44 minutos como interior diestro con movimientos no válidos para su juego.
• En su regreso al once inicial, tras 12 encuentros fuera de la titularidad, Sastre cumplió un flojo partido.
• El ’16’ del Real Valladolid se convirtió en el reflejo del triste partido blanquivioleta disputado en Nervión.

Lluís Sastre en un partido de pretemporada (RV.es)
Lluís Sastre en un partido de pretemporada

Tras la lesión de Álvaro Rubio, Juan Ignacio Martínez apostaba por Lluís Sastre como su sustituto. El mallorquín entraba en el once inicial, tras doce jornadas sin hacerlo, para hacer las veces del riojano pero con muchos matices. La entrada del ‘16’ no era para jugar en el puesto del ‘18’ sino para mover a Fausto Rossi y dejar al ex de la Sociedad Deportiva Huesca como interior diestro. Las funciones del futbolista marcaban unos movimientos que muy pronto se vieron que no está capacitado para hacer. Acciones de presión o de basculación que no está acostumbrado a realizar le dejaban al descubierto y mataban el proyecto de Juan Ignacio Martínez para el encuentro ante el Sevilla F.C.

La idea, que tan bien había salido ante el Fútbol Club Barcelona ocho días antes, fracasaba en el Sánchez Pizjuán y tenía a Lluís Sastre como el mayor reflejo de esta mala ejecución de la idea del cuerpo técnico blanquivioleta. Ver al futbolista escorado al costado diestro sorprendía en un inicio y le mataba a los pocos minutos. Sus cualidades se resienten con la presión que en los minutos iniciales tenía que hacer. El esfuerzo físico para llegar a evitar la salida de balón desde el cancerbero desguarnecía su zona y le privaba de mostrar quién es. Al borde del descanso, ya en el minuto 44, la lesión de Fausto Rossi y la entrada de Óscar González dejaba al canterano del Fútbol Club Barcelona en una posición más acorde a su juego y a sus condiciones. Así, durante toda la segunda parte, Lluís Sastre formaría doble pivote junto a Marc Valiente.

Una vez más
“Lluís Sastre es un futbolista con buena salida de balón que nos ayudará a realizar nuestro juego”. Con estas palabras Miroslav Djukic presentaba al futbolista  como nuevo jugador del Real Valladolid el 20 de julio del año 2012. El entrenador serbio catalogaba al futbolista como un futbolista con vocación “defensiva” que, hasta la fecha, casi no ha podido demostrar en el Real Valladolid. Su colocación la temporada pasada en un rol más ofensivo y su entrada en el Sánchez Pizjuán en una posición radicalmente opuesta por la que se le fichó, le dejan mal colocado y poco valorado de cara al exterior.

Por cualidades, Sastre sigue siendo lo que se conoce como un buen “pelotero”. Su exquisito control de balón y el dominio que tiene del esférico le dejan como uno de los mejores jugadores técnicos del equipo pero casi siempre fuera de puesto. De esta forma y sin poder verle en la plenitud de sus condiciones, la valoración que se hace sobre el futbolista es negativa y muy poco real. Es cierto que el jugador no realizaba un buen partido en Sevilla pero tan cierto como esto es  verdad que lo hacía a mucha distancia de sus metros de creación, en lo que fue un reflejo de que cada partido es un mundo y que la idea que dejaba sin opciones al todopoderoso Fútbol Club Barcelona, dejaba al Real Valladolid como una caricatura en el Sánchez Pizjuán de Sevilla.

𝟭𝟵𝟴𝟴. 𝘗𝘦𝘳𝘪𝘰𝘥𝘪𝘴𝘵𝘢 𝘥𝘦𝘱𝘰𝘳𝘵𝘪𝘷𝘰 𝘺 𝘦𝘯𝘵𝘳𝘦𝘯𝘢𝘥𝘰𝘳 𝘜𝘌𝘍𝘈 𝘗𝘙𝘖. Creo que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 llevo entrenando equipos y escribiendo sobre cómo entiendo este deporte