La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

El personaje de la jornada 2012/2013

Javi Guerra realiza el partido soñado en la élite

Con tres goles y siendo el protagonista total del partido, Javi Guerra vive el sueño de todo delantero en Primera división.  Nuevo capítulo de su enorme temporada

Javi Guerra celebrando un tanto
Javi Guerra celebrando un tanto

Javi Guerra no asimiló bien su llegada a la máxima categoría del fútbol español. El propio futbolista reconoce que se puso demasiada presión y que le costó poder trabajar con toda la exigencia y dureza de la categoría. Así, el delantero malagueño vivió una primera temporada en la élite mala. Pocos goles, pocas sensaciones positivas y muchas dudas en su juego que le hacían ser un interrogante para esta campaña 2013/2014 y el rol que podía tener ante Juan Ignacio Martínez. Pese al buen último tramo final de temporada en que sí pareció ser ese futbolista de pasada campaña en Segunda, el malagueño ofrecía algunas dudas.

Con esa mala temporada pasada en el bolsillo, Javi Guerra se tomaba ésta con tranquilidad. Partiendo de los errores del pasado buscaba asentarse en la categoría mostrando esas cualidades y esas múltiples opciones de gol que tiene. El delantero malagueño quería utilizar esta temporada para demostrar a aquellos desconocedores de la Segunda división española que él es un enorme delantero y que sus cualidades de cara a puerta son ilimitadas. Soñaba y sueña con demostrarlo y, seguramente, soñaba aún más con hacerlo con partidos y recitales como ante el Celta de Vigo. Tres goles con un trabajo incansable y la sensación de ser el líder indiscutible de las jugadas ofensivas del Real Valladolid.

Tres golazos muy diferentes
En la primera parte el equipo de Juan Ignacio Martínez tuvo ratos de juego muy buenos pero los alternó con tramos en los que el Celta de Vigo apretaba y generaba buenas ocasiones y mucha sensación de peligro. Hasta los segundos 45 minutos no llegaría el momento en el que el Pucela se haría duelo del partido y en el que Javi Guerra mostraría todo su potencial.

Muy pronto, y aprovechando la expulsión de Charles y la entrada de Óscar González, Javi Guerra hacía su primer gol de la noche. Aprovechando un gran pase de Patrick Ebert, el ‘9’ controlaba y de primeras ajustaba el balón al palo derecho del marco del Celta de Vigo. Cualidades de rapidez, golpeo y control de balón. Un golazo que sería mínimamente ensombrecido por un magnífico testarazo. A los pocos minutos del primer tanto, Carlos Peña colgó un balón al área para que el malagueño, tras ver adelantando al portero vigués, lo volviera alojar en la portería. El remate, perfecto en ejecución, mataba el partido y mostraba nuevamente las cualidades de un futbolista que vivía su noche soñada.

Con los dos primeros tantos parecía imposible mejorar el partido pero ahí estaba la unión entre el punta y Óscar González para superarla. Mágico está de vuelta y tenía que dejar claro que con él Javi Guerra tiene un gran socio, un futbolista capaz de darle el último pase y ser capaz de levantar el estadio José Zorrilla después de dos goles iniciales de Javi Guerra sólo al alcance de grandes goleadores de la categoría.

𝟭𝟵𝟴𝟴. 𝘗𝘦𝘳𝘪𝘰𝘥𝘪𝘴𝘵𝘢 𝘥𝘦𝘱𝘰𝘳𝘵𝘪𝘷𝘰 𝘺 𝘦𝘯𝘵𝘳𝘦𝘯𝘢𝘥𝘰𝘳 𝘜𝘌𝘍𝘈 𝘗𝘙𝘖. Creo que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 llevo entrenando equipos y escribiendo sobre cómo entiendo este deporte