La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Análisis pucelano Pretemporada 2013

Dos fallos matan a un buen Pucela en el Pinatar

El Real Valladolid pierde (2-1) ante un Elche que aprovechó dos errores del Pucela Óscar González marcó el tanto para el equipo de Juan Ignacio Martínez 

Óscar González, autor del gol pucelano, con David Lombán. (RealValladolid.es)
Óscar González, autor del gol pucelano, con David Lombán. (RealValladolid.es)

El encuentro ante el Elche estaba marcado en la agenda del cuerpo técnico de Juan Ignacio Martínez como un buen día para conocer el verdadero nivel del Real Valladolid. El momento en el que se producía el partido y el rival del que se trataba significaban conocer de buena manera en qué momento se encuentra la preparación de gran parte del equipo. Finalmente, y pese a la derrota, las sensaciones fueron muy positivas. El equipo dejaba detalles buenos y cargados de ilusión.

El Pucela tiene claro cuál es el estilo de juego. Se ve que el equipo mantiene muchas cosas de la temporada pasada y que determinados jugadores está capacitados para competir en pocos días. El resultado es lo de menos cuando el Pucela ha sido mejor y ha demostrado que conoce sus objetivos y cómo enfocarlos para llegar a ellos. Durante el buen encuentro de los pucelanos en el Pinatar Arena sólo hubo un problema, los fallos individuales. Uno de Lluís Sastre en la salida de balón y otro de Mariño en un saque de esquina dejaron la superioridad del Pucela en juego y no en resultado.

De tú a tú
Con Jaime Jiménez; Alcatraz García, Jesús Rueda, Heinz Barmettler, Carlos Peña; Álvaro Rubio, Lluís Sastre; Patrick Ebert, Óscar González; Omar Ramos; y Manucho, el Pucela comenzaba el partido. Un once potente con un ataque conocido y una línea defensiva casi nueva que hacían del partido algo típico de pretemporada.

Con esta idea el Pucela comenzó muy fuerte el partido. Intensidad alta, presión adelantada y ganas por dejar buenos minutos en un terreno de juego repleto de aficionados ilicitanos ilusionados con su regreso a la élite y sus fichajes de renombre. El inicio fue muy blanquivioleta pero, poco a poco, los ilicitanos se fueron creciendo. Gracias al potente balón parado que poseen con grandes lanzadores como Edu Albácar y Damián Suárez, se acercaron a la meta de Jaime Jiménez.

Un remate al palo de David Lombán a la salida de un córner fue el preludio al 1-0. El jugador del Elche Ilicitano, Cristian  Herrera, demostraba su potencial con una jugada de gran ‘9’. Aprovechaba el error de Sastre y tras una jugada individual sorprendía a Jaime con un disparo seco y pegado al palo de su portería. Era el minuto 20 de partido y poco iba a durar la alegría en el seno el Elche. Dos minutos después, Óscar conseguía el empate. El ’10’ blanquivioleta definía con tranquilidad ante la salida de Manu Herrera. El charro marcaba un gran gol cargado de calidad en la asistencia y en la definición.

Con el 1-1 el Real Valladolid se creció mínimamente. Supo hacer frente a los problemas a los que le sometía el Elche y controló el partido hasta el descanso. No hubo más goles en el primer periodo pero los de Juan Ignacio Martínez terminaron el primer acto en el área de Manu Herrera buscando el segundo tanto.

Arsenal de cambios
Con un partido ante el Almería a la vuelta de la esquina la programación de Juan Ignacio Martínez era la de otorgar un encuentro a unos jugadores y otro al resto. Los que ante el Elche disputaran más minutos, serían actores secundarios ante el Almería. Esta idea se demostró en el descanso. Mientras Fran Escribá realizaba ocho permutas, el Pucela sólo cambiaba de portero. Diego Mariño debutaba con la camiseta blanquivioleta en sustitución de Jaime Jiménez

El debut del cancerbero vigués no fue muy afortunado. A los dos minutos del estreno encajaba un gol y lo hacía por un fallo suyo. El saque de esquina de David Generelo se envenenaba y se convertía en el segundo tanto ilicitano. Un jarro de agua fría para Mariño que debutaba de la peor forma posible.

El segundo tanto del Elche le dejó con sus mejores minutos. Los ilicitanos con mucha velocidad intentaron alegrar a sus aficionados pero pronto comenzaron otro fútbol. Aprovechando los dosificados cambios del Real Valladolid – con cinco permutas en el minuto 60, tres en el 68 y una en el 75 – el Elche buscó la victoria. Durmió el partido y con seis jugadores por detrás del balón defendió el resultado.

Con la intensidad defensiva que impuso Fran Escribá al equipo, el partido entró en una dinámica de poco fútbol. El Pucela falto de ideas por los cambios y el Elche faltó de intención de juego ofensivo firmaron el final de un partido que deja grandes detalles pucelanos y un estilo muy asentado de los de Juan Ignacio. El Pucela va cogiendo tono y lo hace con partidos de gran envergadura. Primero ante el Elche y 24 horas después, ante el Almería.

Todo lo que se comentó del partido entre Elche y Real Valladolid ¡AQUÍ!

1988. Periodista deportivo y entrenador UEFA PRO que cree que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 lleva entrenando equipos y escribiendo en este pequeño rincón.