La linterna de Velasco

La linterna de Ángel Velasco, desde el 20 de febrero de 2007 informando y opinando sobre el Real Valladolid

Juan Ignacio Martínez, nuevo entrenador del Real Valladolid

Javier Pereira, escudero del nuevo líder pucelano

Pereira poco antes de ser despedido en su aventura en solitario en el Alavés (El Mundo)
Javier Pereira durante su aventura en solitario en el Alavés (El Mundo)

A nadie se le escapa que hoy en día todos los entrenadores profesionales llevan su propio equipo de trabajo. Miroslav Djukic llegó a Valladolid con Raymond Henric-Col, como segundo, y Dejan Ilic, como preparador físico. Abel Resino, en su momento, hizo lo propio con Fernando Gaspar, como encargado del aspecto físico, y Juan Sabas como ayudante principal. Ambos llegaron con dos ayudantes. Anteriormente, José Luis Mendilibar o Antonio Gómez sólo impusieron a su preparador físico de confianza, Toni Ruiz y Gonzalo Rodríguez, respectivamente.

Todos estos entrenadores del pasado blanquivioleta confiaron en sus ayudantes para trabajar de una forma más segura. Juan Ignacio Martínez, también. El nuevo entrenador pucelano llega con un grupo de ayudantes entre los que destaca Francisco Javier Pereira (Badajoz, 13/05/1966) como su segundo. Su unión cumplirá en Valladolid seis temporadas, porque pese a que empezaron en 2007, Pereira de desligó dos años después para emprender una aventura en solitario en el Deportivo Alavés. El fracaso vitoriano le hizo volver con Martínez sólo un año después.

Los 23 encuentros que Pereira disputó con el Alavés han sido el único intervalo de trabajo entre ambos. Escasos meses después de ser despedido junto al Director Deportivo del club vitoriano, el ex pucelano Cidoncha, ambos se volvieron a unir. En el segundo año de Juan Ignacio con el Cartagena en Segunda, Sergio Inclán abandonaba el puesto para dejar sitio a Pereira. La dupla que se formó en Salamanca y Albacete, regresaba en el Cartagena para seguir en el exitoso Levante estas dos últimas temporadas.

La unión perfecta
Pereira y Martínez conocen a la perfección sus funciones. Ambos saben dónde empiezan las obligaciones de uno y, también, dónde terminan. Cada uno trabaja su parcela aunque ambos de la misma manera, con carácter y personalidad. Durante la pasada campaña fue sonada la tensión que se produjo en el encuentro entre el Levante y el Getafe en el estadio azulgrana. Pereira mostró el carácter que en el Don Benito de la temporada 2004/2005 le costó tres expulsiones.

Un hombre de perfil exigente, obsesionado por la estrategia y meticuloso en el trabajo defensivo que cumple a la perfección el papel de segundo entrenador. Pereira, junto a Juan Ignacio Martínez, forman la cabeza visible del nuevo Real Valladolid. Detrás, analistas de vídeo y un preparador físico, un equipo en el sentido completo de la palabra que ha crecido unido temporada tras temporada.

𝟭𝟵𝟴𝟴. 𝘗𝘦𝘳𝘪𝘰𝘥𝘪𝘴𝘵𝘢 𝘥𝘦𝘱𝘰𝘳𝘵𝘪𝘷𝘰 𝘺 𝘦𝘯𝘵𝘳𝘦𝘯𝘢𝘥𝘰𝘳 𝘜𝘌𝘍𝘈 𝘗𝘙𝘖. Creo que en el fútbol todo tiene el término apropiado y un porqué obligatorio. Por ello, desde 2007 llevo entrenando equipos y escribiendo sobre cómo entiendo este deporte